Inicio Salud, Belleza y Mente “A aprender se aprende”

“A aprender se aprende”

85
0

Gabriela Araya Aguirre

Profesora, psicopedagoga,  experta en educación y crianza.

 

El estudio formal, escolarizado requiere de herramientas que debe poseer el estudiante, para los padres este es un tema complejo, muchos ven a sus hijos sentarse en un escritorio, tomar sus cuadernos y libros, hojearlos y ocupar una cantidad de tiempo considerable para esta actividad, sin embargo, luego el estudiante no logra demostrar esto en una prueba en el colegio…

¿Por qué pasa esto? la respuesta aunque parezca absurda es muy simple, “a estudiar se aprende”, voy a explicar esto, todos los seres humanos nacemos con una condición natural que nos permite acceder al aprendizaje de todo lo que está a nuestro alrededor , que se relacione con nuestras experiencias, que le dé sentido a las cosas que vivimos, aprendemos naturalmente a partir de los sentidos, de todos ellos, en algunas personas algunos sentidos tienen mayor relevancia al minuto de aprender que otros,  pero eso se debe a características personales de acceso a la información y a los aprendizajes, entonces,  si la disposición del ser humano frente a los aprendizajes es natural, la pregunta que surge es:

¿Por qué razón, una vez que entramos al sistema formal de estudios  se nos hace tan difícil aprender aquello que está estipulado en las bases curriculares como lo necesario que debemos saber?

Volviendo a la premisa de: “a estudiar se aprende”,  lamentablemente el aprendizaje formal y sus contenidos tienen muy poca relación con los intereses de niños y niñas estudiantes y sin interés no se logra generar motivación y sin motivación es muy difícil poder tener un acceso natural a cualquier cosa que debamos aprender y por tanto,  tenemos que enseñar a nuestros estudiantes una serie de estrategias de pensamiento y de desarrollo de memoria de trabajo que le permitan másallá de sus intereses poder aprender lo que el currículo define, por lo tanto,  no  basta con tomar un cuaderno,  un libro y sentarse a leerlo, lamentablemente no, primero hay que aprender e internalizar estrategias de estudio que responden a:  ¿Cómo lo voy a hacer? Leo primero, tomo apuntes, subrayo, realizo mapas conceptuales, cualquiera de las estrategias anteriores son útiles y necesarias al minuto de sentarse a estudiar, pero hay que aprenderlas primero, de otra forma solo el estudiante empieza a improvisar, probando,  lo cual le quita tiempo y hace poco eficiente su estudio, con el riesgo importante,  de que aun cuando “estudie”,  no logre los resultados esperados y eso va a terminar deteriorando su autoestima académica y personal,  se va a sentir incapaz de lograr cumplir  con los requerimientos intelectuales  que su vida escolar pide  de él y eso puede llevar fácilmente al fracaso escolar, debemos tomar en cuenta que hoy,  un niño desde los 4 hasta los 18 años pasa el 60 % del tiempo que está despierto inserto dentro del sistema escolar,  por tanto,  todo lo que allí ocurra va a afectarlo, nuestro rol debe ser  ayudar a nuestros estudiantes a aprender a estudiar, que conozcan las herramientas que ellos poseen,  que son muchas pero aun no las han descubierto, este proceso necesita tiempo, dedicación y constancia, ya que,  debemos primero instalar una rutina y un hábito de estudio que acompañe este proceso y no se transforme en una tortura, y siempre va a ser más fácil pedirle a nuestros niños que estudien, lean y aprendan si ellos ven que eso es parte de la vida cotidiana de su hogar y no un evento aislado que solo se ve en las horas de colegio,  ya que  llega a su casa y solo ve televisión, tablets y juegos electrónicos. En el justo equilibrio está la clave, “a prender se aprende, se aprende haciendo y el ejemplo arrastra”

Suerte en la tarea de educar.

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre