Inicio Destacados Iglesia en La Serena vivió ordenación diaconal

Iglesia en La Serena vivió ordenación diaconal

53
0
  • El seminarista Oliver Pastén Briceño, originario de Algarrobito, recibió ministerio del diaconado en Eucaristía celebrada en templo Catedral.

Junto a numerosos feligreses de las parroquias “San José” de Algarrobito, su comunidad de origen, y “San Francisco de Borja” de Combarbalá, donde actualmente realiza su servicio pastoral, recibió su Ordenación Diaconal camino al sacerdocio el hasta ahora seminarista Oliver Pastén Briceño.

Respecto al momento vivido, el nuevo diácono manifestó sentir “mucha alegría y esperanza, sabiendo que es Dios quien nos llama cada día. Recibo este ministerio con mucho entusiasmo y tranquilidad, para vivir lo que el Señor me tiene preparado durante el ejercicio del diaconado transitorio hacia el sacerdocio”.

Además, agregó que “es un tiempo que me desafía mucho, a estar muy atento, a dar testimonio, pero sobre todo a tomarme en serio la fidelidad al primer amor, es decir, la santidad de vida que se comienza en las cosas pequeñas y sencillas”.

El Señor te ha llamado

 

En su homilía, Mons. Rebolledo resaltó que “en tiempos no fáciles para acoger el llamado vocacional, especialmente a la vida consagrada y sacerdotal, el Señor se manifiesta generosamente con nuestra querida Iglesia que peregrina en nuestra Arquidiócesis de La Serena. El pasado sábado 2 de junio hemos recibimos en este templo Catedral el don de un nuevo sacerdote. Transcurridos cerca de dos meses, el Señor nos bendice con la ordenación diaconal del seminarista Oliver Pastén Briceño. Nos unimos en un coro de alabanza y gratitud al Señor, a los fieles de su parroquia de origen, a la comunidad del Seminario Mayor “Santo Cura de Ars”, a la parroquia donde actualmente realiza su práctica pastoral, como también a la entera Arquidiócesis representada en nosotros, el pueblo santo de Dios”.

Asimismo, se dirigió a Oliver y a la asamblea diciendo: “el Señor te ha llamado. Hermanos, ¡el Señor nos ha llamado! Con temor y temblor, pero también con gran amor, hemos oído su voz y la hemos seguido”.

La compañía del Pueblo de Dios

 

Al concluir la celebración, René Gallardo, vecino en Algarrobito del ahora diácono manifestó conocerlo “de cuando era niño, por lo que verlo recibiendo este ministerio es una alegría muy grande para todo el pueblo y, a la vez, una gran responsabilidad para él, debido a las circunstancias que hoy vivimos como Iglesia, por lo que le deseo lo mejor en esta nueva etapa que comienza y que Dios siempre le ilumine el camino”.

Por su parte, Sandra Miranda, quien llegó a la Catedral proveniente de Monte Patria, comunidad a la que Oliver acompañó espiritualmente durante el 2017, enfatizó que “vivimos este momento con mucha alegría, porque sé que él estaba esperando este momento. Se ve igualmente todo el cariño que la gente le tiene, ya que vinieron desde distintas partes a acompañarlo”.

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre