Los Cruzados mostraron su peor cara en el primer tiempo en el Defensores del Chaco, y lo pagaron caro.
Libertad se hizo fuerte en casa, y no le hizo nada fácil la tarea a Universidad Católica por la fase de grupos de Copa Libertadores. El elenco guaraní aprovechó el paupérrimo desempeño cruzado en los primeros minutos, y no perdonó.

Los dirigidos por Alfonso Quinteros saltaron al campo del estadio Defensores del Chaco totalmente perdidos, faltos de idea y con un orden inexistente. Equipo que además se vio demasiado largo, teniendo una brecha importante entre la defensa y la mitad del campo.

Cuestión totalmente diferente a Libertad, los que supieron resolver con calidad cada desinteligencia de la escuadra chilena, la que recibió dos goles en menos de cinco minutos. Y de no ser por Matías Dituro, la canasta se llenaba aún más.

Así fue como Adrián Martínez fue el verdugo de la escuadra chilena, ya que a los 47 segundos de juego aprovechó una mala salida del equipo para derrotar a Dituro. Mismo historial que a los 4 minutos de partido, para ampliar las cifras y dejar el placar por 2-0.

De ahí en más la UC siguió mostrando debilidades defensivas, teniendo el sector izquierdo como el más permeable lo que fue atacado constantemente por los dueños de casa.

Ya cuando el cronómetro marcaba 38, Luciano Agüed cambió por gol un dudoso penal, lo que le dio un nuevo respiro al elenco de la precordillera, y mantener la ilusión para el segundo tiempo.

En la segunda mitad los chilenos tuvieron otra actitud y salieron más ordenados mostrando claras intenciones de gol, pero Libertad no pasó mayores problemas.

Es más, Antonio Bareiro a los 74 puso la lápìda con la inscripción del 3-1, y cuando el partido expiraba Ayrton Cougo firmó el 4-1 con lo que obliga a Universidad Católica a golear en su casa, y mantener su portería en cero.

Lo más visto