El FC Barcelona consiguió una victoria muy importante contra el Liverpool en la ida de las semifinales de la Champions League. El conjunto inglés fue mejor durante la mayor parte del partido, pero un zarpazo de Luis Suárez y otros dos de Leo Messi dieron la victoria a los culés, que podrían haber ampliado la goleada si Ousmane Dembélé no hubiese desaprovechado dos claras oportunidades al final. Resultado colosal y milagroso para encarar la vuelta.

Desde el primer minuto, quedó claro que el Liverpool saldría al Camp Nou sin complejos, a buscar el partido aprovechando la velocidad de sus dos delanteros: Mohamed Salah y Sadio Mané. Ambos fueron un dolor de cabeza para toda la defensa azulgrana, con Clément Lenglet y Gerard Piqué menos cómodos que de costumbre.

Los primeros compases de partido fueron totalmente de dominio inglés. La posesión era de los de Jurgen Klopp que rondaron la portería de Marc-André ter Stegen con mucho peligro, aunque sin obligar al cancerbero germano a lucirse. Por momentos, era el equipo azulgrana el que parecía buscar los contragolpes y los ingleses los que controlaban.

Poco antes de la media hora, dos acciones marcaron el primer tiempo. La primera fue la lesión de Naby Keita, un jugador que estuvo poco sobre el terreno de juego pero que demostró ser un prodigio técnico. La segunda fue el gol de Luis Suárez, que remató un centro medido de Jordi Alba para adelantar a los culés cuando mejor estaba el Liverpool.

El tanto del ariete uruguayo convirtió el partido -si no lo era ya- en un correcalles con ataques muy ráidos por parte de ambos conjuntos. Salah y Mané hacían estragos en la defensa culé, mientras que Leo Messi llevaba el peligro acompañado de un Luis Suárez más guerrillero que nunca. El intercambio de goles fue brutal hasta llegar al descanso.

Messi obra el milagro
El segundo tiempo comenzó con un Liverpool todavía más dominador y con un Salah totalmente inspirado, que generaba pesadillas moviéndose entre Lenglet y Jordi Alba. Tanto el extremo egipcio como James Milner obligaron a Ter Stegen a sacar dos manos antológicas tras dos disparos colocados que preocuparon a un Camp Nou poco acostumbrado a ver cómo dominan a su equipo.

El propio Milner, por segunda vez en apenas unos minutos, volvió a rematar con todo a su favor sobre la portería culé, pero Ter Stegen leyó su tiro a la perfección y lo blocó. Lo pasaba mal el FC Barcelona y Ernesto Valverde recompuso al equipo dando entrada a Nélson Semedo -por un Coutinho que se fue entre aplausos y algún pito- y adelantando a Sergi Roberto.

El cambio de sistema propuesto por el 'Txingurri' durmió algo las llegadas del Liverpool, pero el FC Barcelona seguía sin encontrar ni su identidad ni la manera de hacerle daño al equipo inglés, que seguiía peresionando y dominando el encuentro. Pero perdonó el equipo de Klopp y lo acabó pagando caro.

A falta de un cuarto de hora del final, llegó un nuevo golpe del FC Barcelona, que lo que no mostró de juego sí lo mostró de pegada. Luis Suárez remató al poste y Leo Messi, con la caña preparada, recogió el rechace para marcar a portería vacía y hacer enloquecer el Camp Nou. Un gol que fue una auténtica bendición, ya que a partir de ahí, los culés sí recobraron su estilo ante un Liverpool más desanimado.

Si un Barça sin juego y sin oportunidades había sacado dos goles de ventaja, cuando los culés recobraron el juego y Leo Messi, el ánimo, estalló la bomba. El Liverpool cometió el error de cometer falta sobre el argentino en zona peligrosa y el argentino no lo desaprovechó: mísil a la escuadra y 3-0.

Los 'reds', lejos de bajar los brazos, lo siguieron intentando. Ivan Rakitic sacó bajo palos un disparo de Sadio Mané cuando Ter Stegen ya estaba batido y el rechace, que cayó a los pies de Salah, acabó en el palo tras un disparo del egipcio. En el tiempo añadido, Ousmane Dembélé desaprovechó dos claras ocasiones que hubiesen podido enterrar definitivamente a los 'reds'.


Ficha técnica del partido: FC Barcelona-Liverpool 3-0

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Aleñá, 94'), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Arturo Vidal; Coutinho (Semedo, 60'), Messi y Luis Suárez (Dembélé, 93').

Liverpool: Alisson; Gómez, Matip, Van Dijk, Robertson; Fabinho, Milner, Wijnaldum, Naby Keita (Henderson, 24'); Sadio Mané y Salah.

Goles del partido: 1-0, Luis Suárez (26'). 2-0, Messi (75'). 3-0, Messi (82').

Árbitro: Björn Kuipers.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de semifinales de la Champions League 2018-19.

Lo más visto