La escuadra nacional, ampliamente superior que la "cafetalera" durante los 90 minutos y con dos goles anulados por VAR, clasificó a semifinales desde los doce pasos, y derribó el favoritismo que tenían sus rivales.
Chile clasificó de manera heroica en la Copa América de Brasil tras vencer por penales a Colombia (luego de igualar 0-0 en los 90 minutos), en un duelo en que fue ampliamente superior en lo futbolístico y la actitud y donde el VAR le anuló dos goles.

En un encuentro intenso y dramático, el elenco de Reinaldo Rueda se impuso al polémico desempeño del juez trasandino frente al cuadro cafetalero, que llegaba como favorito por su campaña perfecta en la fase grupal. Pero el Equipo de Todos estuvo espectacular para derribar a uno de los candidatos en la tanda desde los doce pasos.

Los colombianos comenzaron mejor el partido, tomando de entrada la posesión del balón y ahogando las salidas del combinado criollo, aunque sin generar ocasiones claras de gol ni exigir al portero Gabriel Arias.

Poco a poco el conjunto nacional empezó a soltarse y a los 13′ avisó con un cabezazo de Charles Aránguiz, donde el portero David Ospina reaccionó de forma brillante, aunque después se invalidó la acción por una posición de adelanto.

Luego, a los 15′ llegó la jugada más polémica del compromiso, cuando Aránguiz abrió la cuenta tras un enredo entre Tesillo y Ospina, pero de manera increíble, el juez Pitana anuló todo después que desde el VAR le avisaran sobre un off-side inexistente de Alexis Sánchez. El trasandino ni siquiera recurrió físicamente al videoarbtraje.

En el complemento se vio a la Roja por pocos pasajes complicada, pero a los 70′, de nuevo de manera increíble, Pitana invalidó otra vez un gol de los criollos en un tiro de Arturo Vidal por una dudosa mano de Guillermo Maripán en la jugada.

Al final, no se hicieron daño y el cotejo se tuvo que definir mediante los lanzamientos penales, donde Chile estuvo perfecto al marcar sus cinco tiros y que Tesillo fallara, para que Alexis, al igual que en la final del 2015 con Argentina, fuera el encargado de desatar los festejos para los criollos.

Ahora, la Selección buscará una nueva final consecutiva ante el ganador de la llave entre Uruguay y Perú, que se disputará mañana sábado.

El sueño del tricampeonato de América sigue más vivo que nunca.

La Roja venció por 2-0 a Tailandia por el cierre del Grupo F de la Copa del Mundo Femenina de Francia 2019, pero no le alcanzó para meterse entre las mejores terceras. El tercero estuvo cerca, pero Pancha Lara estrelló su potente penal en el travesaño.
El tempranero triunfo de Camerún por 2-1 frente a Nueva Zelanda había complicado la tarea del combinado criollo, que necesitaba vencer a las asiáticas por una diferencia de al menos tres tantos. Y estuvo muy cerca de hacerlo, pero a cinco minutos del final Francisca Lara malogró un penal que le hubiese dado la clasificación (su remate dio en el travesaño).

Las dirigidas por José Letelier salieron con todo y se generaron varias ocasiones para marcar ante una débil escuadra rival.

En la primera parte pudieron abrir la cuenta a los 10′ con un remate de María José Urrutia y en el primer minuto de descuento con un tiro desde fuera del área de Rosario Balmaceda, pero en ambas ocasiones el palo impidió la celebración nacional. Por su lado, las tailandesas lo tuvieron a los 37′ por medio de Intamee, pero el esférico se fue por poco desviado.

Sin embargo, en el complemento llegó con todo la ilusión chilena. De entrada, a los 47′ la Roja consiguió la apertura del marcador, luego de que Yanara Aedo sacara un potente remate que dio en el vertical y rebotó en la portera Waraporn Boonsing para entrar al arco. En tanto, a los 80′, Urrutia puso la segunda cifra al conectar un certero cabezazo.

A los 83′ llegó la mejor chance. La jueza Anna-Marie Keighly sancionó un penal, tras recurrir al VAR, de la golera contra Urrutia. Pero de manera increíble Francisca Lara estrelló el esférico en el horizontal.

Al final, la Roja femenina no pudo lograr una histórica clasificación a octavos, aunque se despidió con la frente en alto sumando su primera victoria en un evento en esta categoría.

El elenco charrúa venció a la escuadra nacional con muy poco y se quedó con el liderato del Grupo C. La escuadra de Reinaldo Rueda enfrentará a los "cafetaleros" el próximo viernes.
No pudo el bicampeón de América cumplir su última misión en la fase grupal de la Copa América de Brasil. La Selección chilena resignó este lunes una agónica derrota por 1-0 frente a Uruguay en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro, con cerca de 30 mil hinchas nacionales, y se quedó con el segundo lugar de la zona C del torneo continental, por lo que tendrá que enfrentar a Colombia.

Tras asegurar el viernes pasado la clasificación a la ronda de ocho mejores con la victoria ante Ecuador, la Roja ahora buscaba adjudicarse el grupo, y para hacerlo el técnico Reinaldo Rueda guardó a varios titulares como Arturo Vidal, Jean Beausejour, Mauricio Isla y José Pedro Fuenzalida por complicaciones físicas y estar a una amarilla de perderse el siguiente partido.

Y parecía que sacaba la tarea adelante (le bastaba un empate), pero la salida de Gary Medel en el complemento desordenó al combinado criollo y la Celeste aprovechó para golpear a 10 minutos del final.

El cuadro nacional comenzó dominando las acciones ante un timorato elenco charrúa y tuvo su primera oportunidad clara a los 11′ con un potente remate desde fuera del área de Charles Aránguiz, pero el portero Fernando Muslera reaccionó de gran forma.

Sin embargo, poco a poco la Celeste fue despertando y aproximándose al arco rival. A los 22′ tuvieron la apertura del marcador, cuando el meta Gabriel Arias se apresuró en una salida y Luis Suárez lo eludió, aunque el meta se recuperó y logró enviar al tiro de esquina.

En el complemento el compromiso se mantuvo intenso y a los 53′ las cosas se complicaron para la Roja, porque el capitán Gary Medel tuvo que ser reemplazado por Igor Lichnovsky por problemas físicos. La salida del “Pitbull” provocó que los charrúas asfixiaran por largos pasajes a los nacionales.

Eso sí, a los 69′ El Equipo de Todos tuvo el primero con un cabezazo de Paulo Díaz. No obstante, Giménez rechazó el balón desde la línea con un testazo.

Sobre el final, a los 81′, Edinson Cavani le dio el mazazo a Chile al conectar sin marca un cabezazo al primer palo.

Con este resultado, Uruguay sumó 7 puntos para ganar el Grupo C y enfrentar a Perú en cuartos de final, mientras que Chile se quedó en el segundo casillero, con 6, para medirse el viernes con Colombia, que se adjudicó la zona B con campaña perfecta.

Habrá que enfrentar a los “cafetaleros”. Duros rivales, aunque no imposibles.

La Selección de Chile goleó 4-0 a un equipo asiático que fue valiente en el estadio Morumbi.

La actual bicampeona de América, la Selección de Chile, venció este lunes en el estadio Morumbi a Japón, en el cierre de la primera jornada de la fase de grupos de la CONMEBOL Copa América Brasil 2019.

Fue un partido muy trabajado por ambos equipos, pero que terminó llevándose el combinado austral por un contundente 0-4, con goles de Erick Pulgar, Eduardo Vargas en dos oportunidades, y Alexis Sánchez.

Con este resultado, Chile es líder del Grupo C junto a Uruguay. Ambos seleccionados con tres puntos y cuatro goles a favor. Ecuador y Japón cierran las posiciones del grupo.

En la próxima fecha, Uruguay enfrentará a Japón el jueves 20 de junio, y un día después, Chile enfrentará a Ecuador.

La Selección derrota a los del Guayas por 2-1 y se mete en la próxima ronda del torneo continental. Fuenzalida y Alexis, otra vez, se inscriben con las anotaciones de la Roja, que ahora solo deben definir si son primeros o segundos del grupo.
De la goleada y el lucimiento ante Japón, al sudor y el trabajo forzado ante Ecuador. Da lo mismo la forma, lo importante es el resultado. Dos partidos, dos triunfos y Chile instalado en los cuartos de final de la Copa América de Brasil. En su segunda presentación en Brasil 2019, la Roja dio cuenta de los del Guayas por 2-1. Ahora solo le resta definir si será primera o segunda del Grupo C.

El error. Ese detalle nefasto que marca un partido. Para bien, en el caso del que se ve beneficiado, o para mal. La embarrada, la que detectó al segundo Medel, cuando con rabia le gritó ¡”No”! a Arias, apenas el arquero le cometió penal a Méndez. Fue la jugada que terminó en el 1-1 de los ecuatorianos. Después de 26 minutos en que la Roja tenía el partido controlado y con la ventaja a su favor, por el preciso derechazo de Fuenzalida (8’).

Los amarillos venían golpeados. Después de un 0-4 y un gol tempranero, obviamente la película se perfilaba mucho mejor para los pupilos de Rueda. La equivocación de Arias, sin embargo, que fue la culminación de una descoordinación defensiva, le dio otro aire al rival. Un equipo que se creció, que se instaló en campo chileno y que cortó todos los circuitos. Isla dejó de pasar por la derecha. Alexis y Vidal perdieron el protagonismo inicial. Lo cierto es que el final del primer tiempo fue lo mejor.

La Selección tuvo tiempo para replantearse. Sin cambios nominales, pero si de actitud. Más presión, más volumen ofensivo y, lo que refuerza cualquier plan, un gol mágico. Alexis la puso en el segundo palo y a los 51 devolvió la alegría a los rojos.

La anotación le hizo todavía mejor a Chile. A los del Guayas les costó recuperarse. Y si lo hicieron, básicamente fue porque el cansancio hizo mella del Equipo de Todos. Encima, Vidal jugaba visiblemente resentido, con un corazón enorme, pero limitado por el físico. Rueda notó que se venían momentos difícil y mandó una línea de tres para la zaga, con el ingreso de Paulo Díaz por Chapita. En la práctica, cinco defensores cuando se les unían Isla y Beausejour.

Chile, que había retrocedido en la cancha, poco a poco comenzó a sacarse el hostigamiento ecuatoriano. Los dirigidos por el Bolillo Gómez, con muy poco, igual seguían generando peligro. A la fuerza, con pelotazos al área, siempre preocupantes por la dubitativa noche del Arias custodiando los tres palos.

La imagen de Vidal pidiendo más apoyo, entregando lo último, saliendo entre aplausos por Gonzalo Jara (Rueda apostó por asegurar el 2-1), fue la rúbrica de una jornada de mucho sufrimiento. Porque en torneos como la Copa América, el resultado manda. Y las estadísticas, esas que indica que Chile es el segundo país clasificado a la próxima ronda. Rueda, de paso, ya tiene garantizada su continuidad en la banca de la Selección

Ecuador: A. Domínguez; P. Velasco, G. Achilier, R. Arboleda, C. Ramírez; C. Gruezo; A. Mena (82’, E. Preciado), J. Orejuela, S. Méndez (60’, A. Valencia), R. Ibarra (69’, C. Garcés); E. Valencia. DT: H. D. Gómez.

Chile: G. Arias; M. Isla, G. Medel, G. Maripán, J. Beausejour; E. Pulgar; Ch. Aránguiz, A. Vidal (90+1′, G. Jara); J. P. Fuenzalida (70’, P. Díaz), E. Vargas (86’, P.P. Hernández), A. Sánchez. DT: R. Rueda.

Goles: 0-1, 8’, Fuenzalida saca un derechazo cruzado tras una segunda pelota de un córner; 1-1, 26’, Valencia marca de penal, tras falta de Arias a Méndez; 1-2, 51’, Alexis define al segundo palo tras un centro de Aránguiz.

Árbitro: Patricio Loustau (ARG). Amonestó a Méndez, Mena, Arboleda, Gruezo, Velasco (ECU); Arias, Beausejour, Isla, Vidal (CHI). A los 90′, expulsa a Achilier por codazo a Vidal.

Arena Fonte Nova (Salvador de Bahía). Asistieron 11.946 espectadores.

El chileno Ignacio González rechazó un disparo del argentino Tomás Costa pero la pelota realizó una extraña parábola y terminó metiéndose en su arco

Los resúmenes de fin de año ya no tendrán que buscar mucho más material porque lo ocurrido en el duelo entre Alianza Lima y Palestino por la última fecha del Grupo A de la Copa Libertadores deberá ser consagrado como el gol más extraño del 2019.

El arquero Ignacio González del elenco chileno protagonizó una acción verdaderamente insólita que significó el 1-0 para el combinado peruano. El blooper ocurrió a los 18 minutos de juego del encuentro que se llevó a cabo en el Estadio Alejandro Villanueva de Lima y que finalizó 2-1 a favor de los visitantes.

El argentino Tomás Costa sacó un potente remate desde afuera del área y "Nacho" logró interceptarlo, pero el poder del disparo generó un rebote inesperado. La pelota salió para arriba, escapando del radar hasta de la propia cámara de transmisión del encuentro.

González pareció confiarse y se quedó mirando el balón pensando en que se iría afuera. Eso no ocurrió: bajó a toda velocidad y cuando el arquero chileno ensayó una reacción ya era tarde.

Por suerte para el futbolista de Palestino sus compañeros lograron remendar ese error y revirtieron el tanteador para imponerse 2-1 con las dos anotaciones de Renato Tarifeño.

Más allá de lo ocurrido, las cosas en el Grupo A ya estaban definidas: Palestino quedó tercer detrás de River e Inter de Porto Alegre, por lo que disputará la segunda ronda de la Copa Sudamericana.

Cabe destacar que el futbolista de 29 años surgido de Colo Colo fue titular en los seis partidos de la institución chilena durante la zona de grupos y recibió siete goles (4 ante Inter, 2 contra River y 1 frente a Alianza).

Lo más visto