La Selección derrota a los del Guayas por 2-1 y se mete en la próxima ronda del torneo continental. Fuenzalida y Alexis, otra vez, se inscriben con las anotaciones de la Roja, que ahora solo deben definir si son primeros o segundos del grupo.
De la goleada y el lucimiento ante Japón, al sudor y el trabajo forzado ante Ecuador. Da lo mismo la forma, lo importante es el resultado. Dos partidos, dos triunfos y Chile instalado en los cuartos de final de la Copa América de Brasil. En su segunda presentación en Brasil 2019, la Roja dio cuenta de los del Guayas por 2-1. Ahora solo le resta definir si será primera o segunda del Grupo C.

El error. Ese detalle nefasto que marca un partido. Para bien, en el caso del que se ve beneficiado, o para mal. La embarrada, la que detectó al segundo Medel, cuando con rabia le gritó ¡”No”! a Arias, apenas el arquero le cometió penal a Méndez. Fue la jugada que terminó en el 1-1 de los ecuatorianos. Después de 26 minutos en que la Roja tenía el partido controlado y con la ventaja a su favor, por el preciso derechazo de Fuenzalida (8’).

Los amarillos venían golpeados. Después de un 0-4 y un gol tempranero, obviamente la película se perfilaba mucho mejor para los pupilos de Rueda. La equivocación de Arias, sin embargo, que fue la culminación de una descoordinación defensiva, le dio otro aire al rival. Un equipo que se creció, que se instaló en campo chileno y que cortó todos los circuitos. Isla dejó de pasar por la derecha. Alexis y Vidal perdieron el protagonismo inicial. Lo cierto es que el final del primer tiempo fue lo mejor.

La Selección tuvo tiempo para replantearse. Sin cambios nominales, pero si de actitud. Más presión, más volumen ofensivo y, lo que refuerza cualquier plan, un gol mágico. Alexis la puso en el segundo palo y a los 51 devolvió la alegría a los rojos.

La anotación le hizo todavía mejor a Chile. A los del Guayas les costó recuperarse. Y si lo hicieron, básicamente fue porque el cansancio hizo mella del Equipo de Todos. Encima, Vidal jugaba visiblemente resentido, con un corazón enorme, pero limitado por el físico. Rueda notó que se venían momentos difícil y mandó una línea de tres para la zaga, con el ingreso de Paulo Díaz por Chapita. En la práctica, cinco defensores cuando se les unían Isla y Beausejour.

Chile, que había retrocedido en la cancha, poco a poco comenzó a sacarse el hostigamiento ecuatoriano. Los dirigidos por el Bolillo Gómez, con muy poco, igual seguían generando peligro. A la fuerza, con pelotazos al área, siempre preocupantes por la dubitativa noche del Arias custodiando los tres palos.

La imagen de Vidal pidiendo más apoyo, entregando lo último, saliendo entre aplausos por Gonzalo Jara (Rueda apostó por asegurar el 2-1), fue la rúbrica de una jornada de mucho sufrimiento. Porque en torneos como la Copa América, el resultado manda. Y las estadísticas, esas que indica que Chile es el segundo país clasificado a la próxima ronda. Rueda, de paso, ya tiene garantizada su continuidad en la banca de la Selección

Ecuador: A. Domínguez; P. Velasco, G. Achilier, R. Arboleda, C. Ramírez; C. Gruezo; A. Mena (82’, E. Preciado), J. Orejuela, S. Méndez (60’, A. Valencia), R. Ibarra (69’, C. Garcés); E. Valencia. DT: H. D. Gómez.

Chile: G. Arias; M. Isla, G. Medel, G. Maripán, J. Beausejour; E. Pulgar; Ch. Aránguiz, A. Vidal (90+1′, G. Jara); J. P. Fuenzalida (70’, P. Díaz), E. Vargas (86’, P.P. Hernández), A. Sánchez. DT: R. Rueda.

Goles: 0-1, 8’, Fuenzalida saca un derechazo cruzado tras una segunda pelota de un córner; 1-1, 26’, Valencia marca de penal, tras falta de Arias a Méndez; 1-2, 51’, Alexis define al segundo palo tras un centro de Aránguiz.

Árbitro: Patricio Loustau (ARG). Amonestó a Méndez, Mena, Arboleda, Gruezo, Velasco (ECU); Arias, Beausejour, Isla, Vidal (CHI). A los 90′, expulsa a Achilier por codazo a Vidal.

Arena Fonte Nova (Salvador de Bahía). Asistieron 11.946 espectadores.

Lo más visto