Colors: Yellow Color

París acoge lo que algunos llaman el regreso de la momia: 150 objetos de la tumba de Tutankamón –50 de ellos salen por primera vez de Egipto- serán expuestos hasta septiembre en 2.000 metros cuadrados de la Grande Halle de La Villette. Un tesoro colosal, valorado en mil millones de dólares y que además se desplaza por última vez –en total, diez escalas que no incluyen España-, antes de instalarse en su domicilio definitivo, el nuevo Gran Museo de Egiptología de El Cairo, que abrirá entre los próximos años 2020 y 2022.

Como lo exige la financiación moderna de tales establecimientos, e incluso el propio valor económico de lo expuesto, el periplo es rentable: el nuevo museo cairota percibirá un porcentaje del total recaudado en cada ciudad.

Después de esta cita con París su domicilio definitivo será el Gran Museo de Egiptología de El Cairo
En ese sentido, la escala francesa promete. Hace más de medio siglo, una muestra más pequeña –45 piezas, 25 de las cuales regresan ahora– inauguró la era de las exposiciones de record Guinness, con su millón doscientos mil visitantes y la parafernalia de guías audio, catálogo de lujo y productos derivados- que se volvería usual.

Joyas de oro, esculturas, vendas de oro de la momia, un ataúd en miniatura, los guantes de lino bordados que protegieron las manos del rey niño, una “figura de Horus, bajo los trazos de un halcón solar, descubierta en el ángulo sudeste de la cámara, detrás de un carro”, serán expuestos esta vez “desde un punto de vista egipcio, con la sensibilidad de un pueblo, de una nación, sobre su propia historia”, según el doctor Mostafa Waziry, secretario general del Consejo Supremo de las Antigüedades, en El Cairo.

La exposición es un anzuelo para futuros visitantes del nuevo museo
Estrella del viaje, la pieza más difícil de transportar es el Guardián, estatua de 1,90 metros, hallada delante de la cámara funeraria. Es la primera vez que esta pieza imponente, realizada hace 33 siglos, de madera, bronce y resina negra, sale del museo egipcio en el que la dejó Carter.

Tanta complejidad obligó al ministerio egipcio de antigüedades a recurrir a IMG, el mayor organizador de acontecimientos culturales y deportivos del mundo, con el que había colaborado, ya, en el 2005, en otra exposición viajera. Juntos acordaron “luego de largas y difíciles negociaciones”, el valor conjunto de las obras. IMG pactó luego con un consorcio de 22 compañías, coordinadas por Lloyd’s of London, los seguros. Y en la escala parisina, Francia garantiza la seguridad de las obras.

La exposición es un anzuelo para futuros visitantes del nuevo museo, que además de la integridad del tesoro inventariado a partir de que el explorador británico Howard Carter hollara la tumba, el 4 de noviembre de 1922 -exactamente, 5.398 piezas- conserva más de cien mil antigüedades.

La muestra parisina, con escenografía y publicidad gran público, tiene otro socio, el Louvre. Vincent Rondot, director del departamento de antigüedades egipcias –en 35 salas expone 6.000 obras, menos del diez por ciento de las 79.563 que conserva-, el más rico del mundo fuera de Egipto, consintió “el préstamo excepcional de una obra maestra: la estatua del dios Amon protector de Tutankamón ”.

Hay lazos históricos: el descubrimiento de la tumba del faraón se produjo exactamente cien años después de que el francés Jean-François Champollion descifrara los jeroglíficos. El mismo Champolion inauguró, en 1827, un museo egipcio en el Louvre del que fue primer conservador, antecedente del departamento actual, uno de los más populares en el museo más visitado del mundo.

Por eso, explica Rondot, “la exposición de La Villete tendrá eco en el Louvre, con un recorrido Valle de los Reyes, en las salas de antigüedades, a través de sesenta tumbas de faraones, ­incluida la de Tutankamón. Una de las más pequeñas, y dis­cretas”.

En fin, si hoy Tutankamón es “el mejor embajador de Egipto”, según Waziry, además de financiar indirectamente, 3.400 años después de su muerte, el nuevo museo –realmente faraónico: 490.000 metros cuadradros y un presupuesto de mil millones de euros- que albergará los objetos de su tumba, lo cierto es que aquel faraón de la XVIII dinastía debió difuminarse en el olvido. En principio, porque su reinado fue como su vida: breve. Consagrado a sus siete años, murió con diecisiete años (veinte, según otras fuentes) .Y los faraones que se sucedieron después hicieron todo lo posible por borrar de la historia su dinastía. Tal vez los objetos rituales protegieron su tumba y, así, su posteridad.

Estocolmo.- La Academia Sueca tendrá permiso para otorgar el Nobel de Literatura de 2018 junto al premio de este año, informó el martes el diario sueco Dagens Nyheter, citando al director de la academia literaria.
 
El año pasado, la Fundación Nobel impidió que la Academia Sueca otorgara el premio, después de que una serie de acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el esposo de una integrante de su directorio causó una fuerte polémica.

Cuando escuchas el nombre de Puccini lo primero que piensas es en ópera. Pero su primer gran trabajo fue de música sacra, la audaz y colorida "Messa di Gloria".

Ha sido interpretada recientemente por la Orquesta Sinfónica de Londres y su coro en el centro Barbican de la capital británica, bajo la batuta de Sir Antonio Pappano.
Antes del hechizo de Verdi

La "Messa di Gloria" no es un trabajo maduro pero creo que eso le da su encanto", asegura Pappano. "Es una creación muy temprana, pero sin duda es Puccini".

"Giacomo Puccini venía de una familia de maestros de coro y organistas", continúa Pappano. "Pero en un viaje fue a ver 'Aida' de Verdi y esto cambió su vida. 'Aida' era algo realmente nuevo, con un lenguaje musical más éxotico que atrajo a Puccini".

En 1876 Puccini y su hermano recorrieron más de veinte kilómetros hasta la ciudad de Pisa para ver esta ópera que cambiaría su vida.

Tras la experiencia, el músico decidió seguir los pasos de su héroe Verdi y solo compuso óperas. Esta pieza de 1880 es la única misa de su repertorio

El gran tenor francés Benjamin Bernheim guarda un vínculo muy especial con este trabajo de juventud.

"Es muy gracioso, porque esta fue una de las primeras obras que he cantado. Todavía era un tenor en ciernes y esta fue mi primera experiencia como solista con público y orquesta. Es como un regreso a mis orígenes. Puedo ver la diferencia vocal entre hace quince años y ahora. Es otro mundo".

En el centro de la misa está el Gloria, un bonito solo de tenor.
Un estilo entre lo sacro y lo operístico

"Diría que es operístico. Pero realmente no lo es. Es un estilo intermedio. Esto se convierte en más operístico. Esta frase... cuando sube....", explica Pappano.

Eso es más operístico, aunque intenta ser litúrgico. Pero por supuesto, en su interior ya es un hombre de teatro".

"Hay mucha alegría dentro. Y la intentamos cantar con todo el deleite posible", asegura Bernheim.

"Por cierto, es una misa de gloria, no un requiem. Estamos ante algo lleno de luz"."Acaba con una especie de sonrisa en la música. Esperamos que pase algo y acaba. Es magnífico".

Más tarde, Puccini usaría el final de esta misa, el Agnus Dei en el Acto II de su famosa ópera "Manon Lescaut". Bajo el título de "Madrigale", es cantada para entretener a la aburrida heroína.

Puccini later used the end of this mass, the Agnus Dei, in the Act II of his famous opera "Manon Lescaut" where under the title "Madrigale", it is sung to amuse the bored heroine.

"Es como irse flotando. Lo encuentro encantador", comenta Pappano.

El congreso se realizará en el marco de la VII Semana de la Educación Artística los días 10 y 11 de mayo de 2019. Las postulaciones están abiertas hasta el 31 de marzo.

La mesa ejecutiva de la Semana de la Educación Artística invita a docentes, artista educadores/as, profesores de ciencias, estudiantes universitarios y escolares que desarrollen o hayan desarrollado proyectos y/o programas que vinculen artes, pedagogía y naturaleza a postular sus experiencias para ser parte del Congreso de Prácticas de Educación Artística, un espacio de diálogo e intercambio entre actores vinculados a la educación en artes y las ciencias que tendrá lugar los días viernes 10 y sábado 11 de mayo en el eje Quinta Normal, en la Región Metropolitana.

Esta convocatoria se mantendrá abierta entre los días lunes 4 de febrero y domingo 31 de marzo de 2019 y sólo se aceptará una propuesta por postulante, quien además deberá comprometer su presencia tanto en los espacios de encuentro de la primera jornada como en los talleres que se realizarán el segundo día. No se aceptarán postulaciones fuera de ese plazo

Lee las bases y postula aquí

Lo más visto