Colors: Cyan Color

 Más de 120 jóvenes y adultos pertenecientes a las parroquias de Punitaqui y Barraza recibieron la Confirmación en Eucaristías presididas por el Arzobispo René Rebolledo Salinas.

 Jóvenes y adultos integrantes de las parroquias "Inmaculada Concepción" de Punitaqui y "San Antonio del Mar" de Barraza, se convirtieron en adultos en la fe al recibir el Sacramento de la Confirmación en Eucaristías presididas por el Arzobispo René Rebolledo Salinas.

Durante la mañana del viernes 17 de mayo fueron 52 los jóvenes dispuestos a dar testimonio de su amor al Señor, recibiendo el don del Espíritu Santo en la Santa Misa que tuvo lugar en el templo parroquial de Punitaqui. Su párroco, el P. José Pérez, sostuvo que este acontecimiento “es una fiesta para toda la comunidad. Muchos vienen de sectores rurales a recibir su sacramento. Se han preparado en un proceso bien bonito, pues varios de ellos quisieron decir sí al Señor luego de recibir la Primera Eucaristía”.

Al día siguiente, sábado 18, la alegría de ser discípulos misioneros del Señor se hizo presente en la parroquia de Barraza, lugar donde 70 integrantes de la comunidad limarina y sus pueblos interiores recibieron la confirmación. En la ocasión, el P. Oscar Guevara, sacerdote que atiende pastoralmente el sector, manifestó que: “es un gran acontecimiento y signo de esperanza, porque significa para todos un fortalecimiento de la experiencia comunitaria. Esperemos que esto ayude a los confirmados a intensificar su unión a Jesucristo, su fe y vida cristiana junto a sus familias”.   

      En este segundo Domingo de Pascua, se llevó la Sagrada Comunión a quienes, por motivos de salud, no pudieron participar de la Vigilia Pascual.
Hace ya varios años, diversas comunidades de la Arquidiócesis de La Serena han arraigado la costumbre de celebrar la Fiesta de Cuasimodo, festividad que tiene lugar el segundo Domingo de Pascua y que consiste en llevar la Sagrada Comunión escoltada por huasos montados a caballo, principalmente a personas que sufren enfermedades o se encuentran postrados y que no pudieron asistir a la Vigilia Pascual o a la Misa de Resurrección del Señor.
 
Una de las comunidades en la que se realizó fue en la capilla Inmaculada Concepción de Alfalfares, perteneciente a la parroquia El Sagrario – La Merced de La Serena, quienes por más de 20 años celebran esta tradición propia del valle central de Chile. En la ocasión, celebraron la Eucaristía, presidia por el Arzobispo René Rebolledo, para luego recorrer los sectores aledaños al templo, así como también el casco histórico de la capital regional. Patricio Ponce, quien participó de la actividad, sostuvo que “hemos tratado cada año de darle más impulso a esta hermosa celebración. Recorrimos más sectores en cada oportunidad, la gente nos espera felices y eso es lo que nosotros agradecemos. Los huasos también han dicho presente escoltando el Santísimo Sacramento, dando vida así a esta tradición que vienen de la época de la colonia”, puntualizó.   
 
En tanto, en el Santuario Nuestra Señora del Rosario de Andacollo, posterior a la santa Misa de las 11:00 horas, numerosos integrantes pertenecientes al Club de Huasos de la comuna minera recorrieron diversos sectores custodiando el sagrado Cuerpo del Señor para ser entregado a quienes se encuentran delicados de salud. El P. Adam Bartyzol, Rector del Santuario, manifestó que “las raíces de esta tradición son muy profundas en otras partes de Chile. Sin embargo, la experiencia ha sido positiva con la aceptación favorable de la comunidad. El toque folclórico chileno lo han dado nuestros huasos, que una vez más han dicho presente”. 
 
Finalmente, en el pueblo histórico  de Guayacán, en la comuna de Coquimbo, los feligreses que se vieron imposibilitados de participar de la Misa de Gloria por motivos de salud, recibieron la visita del P. Juan Rivera, sacerdote que atiende pastoralmente el sector, y que acompañado de huasos montados a caballo, les llevó la Sagrada Comunión. En la oportunidad, el presbítero manifestó que “con gran alegría continuamos celebrando la Resurrección del Señor. Y para que esta Buena Nueva llegue a todos los hogares, se realizada cada año esta hermosa costumbre de llevar la comunión a enfermos y postrados. Nos han recibido con gran gozo y con agradecimientos por llevarles al Señor hasta sus hogares”.   
 

  •  El encuentro tuvo lugar en la parroquia El Sagrario – La Merced de La Serena, ocasión en que se presentó el trabajo desarrollado y los desafíos a conseguir.   

 En reunión mensual, que se realizó este lunes 13 de mayo en dependencias del céntrico templo serenense, la Comisión Arquidiocesana de Catequesis (COMARCA) participó al Arzobispo René Rebolledo el trabajo desarrollado hasta la fecha, junto con aclarar algunas dudas y establecer líneas de tareas para el 2019.

“Conversamos con nuestro Pastor sobre los temas catequéticos de nuestra Iglesia en la zona. Suscitamos un diálogo de confianza y buen ánimo en este servicio pastoral tan importante, informándole, igualmente, sobre el trabajo educativo en la fe que hemos realizado en las comunidades en relación a la preparación de los fieles para la recepción de sacramentos. De igual modo, hemos planificado diversas actividades, como el Día del Catequista, celebración por vicarías en el mes de junio, así como también la formación permanente de cada uno de ellos, actividad que será a fines de agosto y que tratará el tema de la catequesis inclusiva”, manifestó el P. Héctor Zambra, asesor de la Comisión.

En tanto, Silvia Valencia, integrante de COMARCA, se refirió a los desafíos que se presentan. “Estamos en un período de recoger evaluaciones sobre el nuevo itinerario de preparación para la Catequesis de Confirmación que se implementó en la Arquidiócesis, así también iniciamos un proceso de reestudio de la catequesis eucarística, de modo que sea actualizada a los nuevos tiempos. Esto último no sólo pasa por renovar subsidios o libros, sino que es todo un proceso paulatino que toma su tiempo”, destacó.    

  • En Solemne Vigilia Pascual del templo Catedral, numerosos laicos se reunieron para celebrar el triunfo de Cristo sobre la muerte.

En profunda reflexión y en un ambiente de solemnidad, uno a uno comenzaron a llegar hasta un templo Catedral a oscuras los numerosos laicos que se congregaron para participar de la tradicional Vigilia Pascual.

Y, como es habitual, la celebración comenzó con la bendición del fuego y el encendido del Cirio que, tras la procesión de entrada, iluminaría las velas de los asistentes al instante en que entonaban “esta es la luz de Cristo”.

Posterior al Pregón Pascual y las lecturas, se proclamó el santo Evangelio, en el cual se anunció: “¿por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado” (Lc 24, 5-6).

Al respecto, en su homilía el Arzobispo René Rebolledo manifestó: “estas palabras expresan el misterio más grande en la vida del Señor, también para sus discípulos misioneros, bautizados y confirmados. Desde nuestro bautismo somos hijos de la resurrección. Por ello, la Iglesia, comunidad de los bautizados y confirmados, es hija de la resurrección. Todo lo que vivimos como discípulos misioneros del Señor es a causa de la Resurrección. En ella todo encuentra su fuente primera. Este misterio es la centralidad del anuncio y hasta el final de los tiempos. Que bendición más grande ser instrumentos del Señor para anunciar a los demás verdad tan sublime. El porvenir del hombre no es el sinsentido, ni la nada, si no la vida. El presente y el porvenir, como el pasado es de Cristo Resucitado”.

Luego del mensaje del Pastor, la comunidad renovó las promesas bautismales, recibiendo el agua bendita que recuerda el día en que los católicos iniciaron su camino de fe y servicio a Dios.

Al finalizar, los presentes recibieron, junto con los abrazos de alegría por el triunfo de Jesucristo sobre la muerte, un pequeño frasco con agua bendita, para que llevaran a sus hogares la alegría del Señor Resucitado.

En Eucaristía en el templo Catedral Luis Miranda recibió el Ministerio del Lectorado y Alex Vergara fue admitido como candidato a las Ordenes Sagradas. 
Este domingo 12 de mayo, día en que se celebra la 56º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones bajo el lema La valentía de arriesgar por la promesa de Dios, con mucha alegría y esperanza la comunidad del templo Catedral fue testigo de cómo Luis Miranda recibió el Ministerio del Lectorado y Alex Vergara fue admitido como candidato a las Ordenes Sagradas. La celebración fue presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas.
 
 
Mensaje del Pastor
En su homilía, el Pastor manifestó: “Anualmente celebramos en el 4° domingo de Pascua la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Los invito a dar gracias a Dios por nuestra vida y vocación. Supliquémosle en la oración al Señor nos de la gracia de perseverar hasta la muerte en su servicio. Encomendemos a Cristo buen Pastor a todas las vocaciones: laicas y laicos comprometidos, religiosas y religiosos, diáconos permanentes y sacerdotes”.
 
 
Igualmente, el Arzobispo saludó a todas las madres en su día, expresando: “demos gracias a Dios por esta feliz coincidencia. La madre, por vocación, está llamada a colaborar con el Señor acogiendo el don de la vida y custodiándolo. Ella, como preciosa mediación, nos introduce en el camino de la fe y del amor al Señor con su presencia, palabras y testimonio de vida. Ella, junto con enseñarnos a orar para dirigirnos a Dios, ruega con nosotros por nuestra vida y vocación. No son pocas las madres que piden al Señor para sus hijos el don de la vocación consagrada y también sacerdotal. Sabemos que el Señor frecuentemente cumple este anhelo que se le ha manifestado con amor y entrega generosa”.
 
 
Testimonios de vocación
 
 
El seminarista Luis Miranda, luego de la celebración eucarística, manifestó: “Este ministerio es muy importante en la vida de formación vocacional camino al sacerdocio. Significa anunciar con propiedad la Palabra del Señor, transmitirla y dar enseñanzas de lo que Cristo nos dejó en los textos sagrados. La Palabra de Dios es el instrumento principal para la persona que lo recibe”.
 
 
Del mismo modo, Luis detalló sobre los desafíos que conlleva recibir este ministerio: “Anunciar la Palabra del Señor en las comunidades donde me corresponda servir, dar testimonio de su infinito amor y ser una luz en el camino para las personas que la necesiten. Ser un misionero fiel y digno de estos regalos que nos da Dios”.  
 
 
Por su parte, Alex Vergara, quien fue admitido como candidato a las Ordenes Sagradas, expresó su agradecimiento a Dios: “por medio de mi Arzobispo,  me concede el Señor este importante paso en mi vida vocacional. Personalmente significa que doy un paso más al llamado que el Señor me hace para ser, con su intercesión, un buen sacerdote en el futuro.  También manifiesto mi gratitud a la comunidad que me ha acompañado en este especial día”. 
 
 
 
 
 

•      En recorrido por las calles céntricas de la ciudad, se recordó la Pasión, Crucifixión y Muerte de Jesucristo.
 
En una fría jornada de Viernes Santo, numerosos feligreses se congregaron este 18 de abril en el Convento San Agustín de La Serena para dar comienzo al tradicional Vía Crucis por las calles céntricas de la capital regional. La actividad fue presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas y contó con la participación de familias, jóvenes, adultos mayores y hermanos migrantes que rememoraron bajo profunda reflexión las 14 estaciones de la Pasión, Crucifixión y Muerte de Jesús, programa que finalizó con la adoración a la santa Cruz en el templo Catedral.
 
En este sentido, el Pastor Arquidiocesano manifestó que “son días santos, porque al centro está Cristo y los misterios centrales de su vida: pasión, muerte y resurrección. Sus discípulos, aún veintiún siglos después de los acontecimientos que señalaron su vida para siempre, los celebramos en comunidad porque también para nosotros han cambiado definitivamente nuestra existencia. ¡Sí, para siempre! Por ello, son los días más grandes en el camino y en la vivencia de la fe".
 
Además, el Arzobispo expresó que “la motivación es, sin duda, el acompañamiento fiel a Cristo por el camino que lo lleva a la cruz. Él asocia a su pasión dolorosa a las hermanas y hermanos que por una u otra razón están sufriendo en sus hogares o en hospitales, clínicas, centros de reclusión, casas de acogida para adultos mayores, entre otros”, puntualizó.
 
Retiro en la Catedral
 
Por la mañana, la comunidad del templo Catedral participó del tradicional retiro de Viernes Santo. En esta oportunidad, la actividad estuvo dirigida por el Director de la Comunidad Salesiana de La Serena, P. Miguel Rojas, quien presentó dos temas: El Discurso de las Siete Palabras y La Negación de Pedro.  
 
“En este día hemos reflexionado sobre las últimas palabras que dijo Jesús cuando estaba en la cruz. Es profundo, toca la vida y busca que cada una de las personas pueda comprender esta invitación que el Señor nos hace en sus últimos momentos de vida terrenal, el llamado a la conversión. Nos convoca a mirarlo a Él, que entrega su vida por amor para nuestra salvación. En un día como este, nos revisamos en nuestro interior para atrevernos a pedir perdón por nuestras faltas y pecados de corazón, con verdad y pureza”, puntualizó.
 
De la misma manera, el sacerdote comentó sobre como los católicos estamos llamados a vivir este tiempo de reflexión. “Estos días estamos llamados a vivir la Pasión, la Muerte y la Resurrección. Es aquí donde vemos la fidelidad del Señor hacia nosotros, que a pesar de que Pedro lo niega tres veces, como muchas veces lo hacemos, Él siempre fue fiel. Esto anima a darnos cuenta que la muerte y el pecado no han vencido, sino que ha triunfado la vida y el Señor por todos nosotros”.
 

Lo más visto