Colors: Cyan Color

∙  La parroquia “Inmaculada Concepción”, en conjunto con la Municipalidad local y la iglesia "Asamblea de Dios Misión Brasileña", entregan a domicilio 60 almuerzos diarios a las personas de la zona que se han visto más afectadas producto de las consecuencias de la pandemia.   
 
Frente a la difícil realidad que se vive –debido principalmente a los efectos sanitarios, económicos y sociales producto de la pandemia por COVID-19- las acciones para ir en ayuda de quienes más sufren se multiplican y siempre son bien recibidas. Una de ellas es el Delivery Solidario, iniciativa en que participa la parroquia “Inmaculada Concepción” de Punitaqui, en conjunto con la Municipalidad del sector y la iglesia evangélica “Asamblea de Dios Misión Brasileña”, consistente en la entrega a domicilio de 60 almuerzos, cuyos beneficiarios son principalmente adultos mayores.
 
“Nos unimos como comunidad de hermanos para acudir donde están necesitando urgentemente un plato de comida. Nosotros, como acción social parroquial junto a la iglesia evangélica, disponemos de voluntarias que están cocinando diariamente los alimentos proporcionados por el municipio, quienes igualmente realizan la entrega a domicilio por los sectores de la comuna. Esto ha sido una obra muy bonita, porque hay mucha gente que está sufriendo, sin trabajo y sin la posibilidad de suministrar lo básico para sus familias, sobre todos los adultos mayores”, puntualizó el P. José Pérez, párroco de la comunidad católica de Punitaqui
 
Otro de los impulsores de esta obra de beneficencia, es la Ilustre Municipalidad de Punitaqui, que dispone los alimentos diarios -para ser cocinados- y de logística, para entregar en formato delivery, a modo de prevenir contagios por Coronavirus. El alcalde de la comuna, Carlos Araya Bugueño, manifestó que “hemos tenido presente en todo momento la dignidad de las personas. La experiencia ha resultado todo un éxito, considerando la grave situación por la que están pasando numerosas personas. Llevamos aproximadamente un mes realizando este servicio, en donde se destaca la disponibilidad gratuita para cocinar, lo que de cierta manera es una cadena de colaboración, amor y compromiso. Las iglesias proporcionaron los listados, ven la gente que necesita y nosotros suministramos la logística, junto con un cocinero profesional que supervisa, una nutricionista que ayuda con las minutas, entre otros”, detalló.  

Familias de Coquimbo y Las Compañías serán los beneficiados por los frutos de la campaña "Nadie se salva solo".

La solidaridad se hace presente cada día más en la Arquidiócesis. Y es que, frente a la dura realidad que se vive como sociedad –a causa de la pandemia por COVID-19- numerosas personas han quedado sin la posibilidad de proveer suministros básicos a sus familias. Por ello, y gracias a la campaña “Nadie se salva solo”, impulsada por la Pastoral Social- Caritas La Serena, se están distribuyendo cajas solidarias para las familias, adultos mayores y migrantes más carenciados. Esta vez, quienes recibieron el beneficio fueron las parroquias “San Juan Bautista” de Coquimbo y “San Juan Evangelista” de Las Compañías, en la capital regional, con un total de 80 cajas con alimentos no perecibles. Estas últimas se suman a las 70 Cajas Solidarias ya entregadas a las parroquias “San Marcelino Champagnat” de la Compañía Alta y “San José” de Algarrobito. 
 
“Recibimos esta donación con alegría y esperanza. Irán en ayuda de los más necesitados, entre ellos algunos agentes pastorales, catequistas y fieles de la comunidad. Nuestro sector es un barrio de esfuerzo, con adultos mayores, migrantes y personas que necesitan de nuestra ayuda. Quizá no cubra todas las necesidades, pero si es un alivio para poder subsistir”, manifestó el P. Ariel Robledo, párroco en la parroquia ubicada en el sector San Juan de la ciudad puerto.
 
Por su parte, el P. Osvaldo Briceño, párroco en la comunidad “San Juan Evangelista”, ubicada en el sector norte de la ciudad colonial,  detalló que “con gran gratitud han recibido esta ayuda sectores rurales y urbanos de la parroquia. De hecho, algunas unidades vecinales nos han presentado agradecimientos, pues estos alimentos llegan en forma oportuna, brindando soluciones ante tanta necesidad”, especificó.  
 
Sin duda, hay muchas más personas esperando por esta ayuda, por lo que la invitación es a continuar colaborando con esta iniciativa solidaria. ¿Cómo colaborar? Para ello existen dos modalidades: donación de alimentos no perecibles, los que se pueden entregar en cada parroquia o capilla y que servirán para preparar las canastas familiares sociales. Por otra parte, se pueden realizar aportes en dinero, mediante transferencia electrónica o depósitos a la cuenta corriente del Banco Itaú Nº 208429847, a nombre del Arzobispado de La Serena, Rut 81.779.300-2, enviando el comprobante al mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., los que servirán para la compra de víveres y así completar más cajas solidarias.   

∙  Gracias a la iniciativa, migrantes residentes en la zona y habitantes del sector Pan de Azúcar, en Coquimbo, recibirán 55 Cajas Solidarias, las que se suman a las ya entregadas en diversas comunidades de la Arquidiócesis.
 
 La Pastoral Social – Caritas de la Arquidiócesis de La Serena, continúa su trabajo solidario con la personas que más lo necesitan, situación que se ha agudizado en los últimos meses producto de la pandemia social, económica y sanitaria que se vive. Hace algunos días, las comunidades “San Juan Evangelista” y “San Marcelino Champagnat”, ambas ubicadas en el sector de Las Compañías, en La Serena, junto con las parroquias “San Juan Bautista” de Coquimbo y “San José” de Algarrobito, recibieron un total de 150 Cajas Solidarias producto de la campaña “Nadie se salva solo”, iniciativa que entregó 55 nuevas canastas familiares sociales a la comunidad “María Reina de los Apóstoles” de Pan de Azúcar, en la comuna puerto, así como también a la comunidad de migrantes que habitan en la zona y que se han visto afectados por los efectos del COVID-19.
 IMG 1564 copy 800x533
“Es una ayuda muy bien recibida para nuestro sector. Hay muchas familias que lo están necesitando, por lo que desde luego agradecemos a quienes han aportado para que esto sea una realidad”, comentó el P. Francisco Mesa, Administrador Parroquial de la comunidad ubicada en el sector oriente de Coquimbo. 
 
En tanto, Junior Daza, Responsable de la Oficina Arquidiocesana de Atención a Migrantes, se refirió a la asistencia a personas provenientes de otras latitudes dada las múltiples dificultades que se han presentado las últimas semanas. “Muchos hermanos que han venido desde otros países buscando una oportunidad de vida lo están pasando mal, debido a que por situaciones de la pandemia se quedaron sin una fuente laboral. Otros han perdido su hogar por no poder pagar el alquiler y se han visto complicados a la hora de comprar alimentos. Estas Cajas Solidarias es una forma de estar presentes y que sientan que la Iglesia está con ellos en la adversidad”, detalló.
 
Sin duda, hay muchas más personas esperando por esta ayuda, por lo que la invitación es a continuar colaborando con esta iniciativa solidaria. ¿Cómo colaborar? Para ello existen dos modalidades: donación de alimentos no perecibles, los que se pueden entregar en cada parroquia o capilla y que servirán para preparar las canastas familiares sociales. Por otra parte, se pueden realizar aportes en dinero, mediante transferencia electrónica o depósitos a la cuenta corriente del Banco Itaú Nº 208429847, a nombre del Arzobispado de La Serena, Rut 81.779.300-2, enviando el comprobante al mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., los que servirán para la compra de víveres y así completar más cajas solidarias.   

∙El Seminario Mayor “Santo Cura de Ars” de La Serena ha debido modificar ciertos aspectos en la vida diaria de los seminarista, previniendo contagios por Coronavirus y así continuar con el trabajo formativo.
 
Numerosas organizaciones de formación profesional, humana, valóricas, entre otras, han debido modificar ciertos aspectos para su normal desarrollo, utilizando -principalmente- los medios tecnológicos disponibles para seguir en funcionamiento.  Ante esto, el Seminario Mayor “Santo Cura de Ars” de La Serena, quién para sus seminaristas dispone un régimen de internado, debió variar la rutina para seguir entregando las asignaturas y formación pastoral que realiza.
 
“Trabajar con los seminaristas en estos tiempos de pandemia ha sido todo un desafío. Normalmente ellos asisten a la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo, para obtener los estudios profesionales, durante toda la mañana. Por la tarde, vuelven al Seminario para otras responsabilidades y el fin de semana concurren a las parroquias y  comunidades para el trabajo pastoral. Las consecuencias han sido significativas, pues hemos debido permanecer confinados en cuarentena preventiva, saliendo sólo a cosas puntuales.  Esta situación puede conllevar al estrés, fastidio, cansancio, irritación, entre otros. Para evitar estas situaciones y bajar los ánimos, hemos dispuesto un plan para seguir la formación con rotaciones entre las instalaciones del Seminario y el Convento de San Agustín, en el centro de La Serena, lo que ha llevado a hacer la rutina más llevadera”, detalló el P. Alberto Zambrana, Rector del Seminario.
Foto 3 copy 800x509
 
Por otro lado, en cuanto a formación propiamente tal, el foco en estos tiempos ha estado centrado en el “ser”, reemplazando -en cierta medida- las actividades en terreno. “El confinamiento, para evitar contagios por la situación sanitaria, nos ha llevado a insistir y profundizar en otros aspectos importantes para la formación. Aprender a auto-conocernos, cuidar los momentos de gratitud, potenciarlos y fomentar el encuentro entre compañeros, junto con aceptarnos mutuamente, han sido las principales tareas en las que nos hemos centrado, aspectos que aportan en la formación sacerdotales de sobremanera”, puntualizó el sacerdote.
 
Medidas sanitarias
Al tener el Seminario un régimen de internado, donde conviven más de 10 personas,  las medidas sanitarias han sido reforzadas para evitar el surgimiento de un foco infeccioso.  El P. Alberto manifestó que  “hemos cultivado las medidas de seguridad sanitarias, como el hecho de no recibir visitas. Los propios seminarista –como un gesto voluntario- decidieron no ir a sus hogares para no exponer a sus familias, a sus compañeros y a ellos mismos. También, para hacer las compras de víveres, tomamos todo los resguardos necesarios, saliendo cada 15 días aproximadamente”.  

Colectividades presentes en la comuna elquina, en conjunto con la parroquia “Inmaculada Concepción”, entregan almuerzos a las personas más afectadas producto de la crisis social, económica y sanitaria que enfrenta el país. 
 
Numerosos han sido los esfuerzos por parte diversas colectividades presentes en la comuna de Vicuña, en el Valle del Elqui, para hacer frente ante la dura realidad que afecta a la sociedad, especialmente con aquellos que han perdido su fuente laboral como consecuencia de la pandemia. Ante ello, en la parroquia “Inmaculada Concepción” de la ciudad elquina, se están entregando 100 almuerzos -dos veces a la semana- para las personas más afectadas, iniciativa a cargo de los Asociados Providencia y la Agrupación de Amigos del Padre Fidel, quienes a través de donaciones han levantado un comedor humanitario.
 
“Los días miércoles y viernes entregamos un plato de comida a quienes más lo necesitan. Son muchas las personas afectadas de una u otra manera. Ellos van a la entrada de la oficina parroquial y reciben las porciones de comida que requieren para llevarlas a sus casas. La idea es mantener este servicio hasta que el problema sanitario, social y económico se resuelva, aunque eso depende -en gran medida- de los aportes solidarios. Es una buena obra que necesita la ayuda de todos”, detalló el P. José Luis Flores, párroco del sector.
Foto 4 copy 800x639
 
Ropero solidario
 
Además, frente a las bajas temperaturas que se hacen presente en esta época del año, la parroquia vicuñense puso en marcha un Ropero Solidario, entregando abrigo a niños, jóvenes y adultos mayores de la comuna. “Hay muchas personas que han entregado diversas prendas de vestir, ropa de cama, zapatos y otros que pueden ser retirados en la parroquia. Son usados pero están en buenas condiciones, de manera que puedan sortear el frío del invierno ”, comentó el sacerdote.    
 
Para quienes quieran aportar en estas iniciativas lo pueden hacer en la oficina parroquial de la parroquia “Inmaculada Concepción” de Vicuña, ubicada en calle Gabriela Mistral 337, los días miércoles, entre las 10:00 y 12:00 horas. Consultas al teléfono 512-411235, o bien ponerse en contactos con las agrupaciones a cargo del comedor. 

Mons. René Rebolledo destacó que en la Arquidiócesis “lo recuerdan con gran gratitud, valoran sus homilías profundas, sencillez de Pastor y claridad meridiana para señalar el camino de la fe y del amor a Jesucristo Salvador”.
 
Tras conocerse la noticia del sensible fallecimiento de Mons. Bernardino Piñera Carvallo (Q.E.P.D.), el Arzobispo René Rebolledo ha convocado a unirse en oración “ante el altar del Señor por el descanso eterno de quien fuera Arzobispo de La Serena los años 1983 a 1990… Ofreceremos santas Misas rogando al Señor por Mons. Piñera y el consuelo de los suyos”.
 
En comunicado oficial, manifestó que “los sacerdotes, diáconos, personal consagrado y fieles lo recuerdan con gratitud, valoran sus homilías profundas, sencillez de Pastor y claridad meridiana para señalar el camino de la fe y del amor a Jesucristo Salvador en tiempos no fáciles, como también su amable disposición al poner sus capacidades personales al servicio del Reino”.
 
Finalmente, presentó “cordiales condolencias a su apreciada familia y les aseguramos nuestras plegarias. Encuentren en el Señor fortaleza y esperanza: Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor (Rom 14,8)”.

Lo más visto