Reflexión del Arzobispo René Rebolledo publicada en diario El Día, periódico de la región de Coquimbo.
En la Carta que nos dirigiera el Papa Francisco el 31 de mayo de 2018, titulada Al Pueblo de Dios que peregrina en Chile, en el número 7 nos dice: “apelar a Ustedes no es un recurso funcional o un gesto de buena voluntad, por el contrario, es invocar la unción que como Pueblo de Dios poseen. Con ustedes se podrán dar los pasos necesarios para una renovación y conversión eclesial que sea sana y a largo plazo”.

En esta tarea urgente estamos empeñados. El Señor nos asista con su gracia y todos los miembros del Pueblo de Dios nos involucremos en este desafío corresponsablemente.

Los medios de comunicación, en sus diversas plataformas, televisión, radio, prensa escrita, sitios web, han informado ampliamente sobre los diversos casos de abusos en la Iglesia, por parte de clérigos y personas consagradas, provocando una grave crisis que estamos viviendo.

Mi antecesor, don Manuel Donoso Donoso, confió al Obispo Auxiliar don Luis Gleisner Wobbe, junto a un grupo de laicos, la responsabilidad de acoger eventuales denuncias, preocuparse de las víctimas y realizar los procesos canónicos correspondientes.

Esa primera Comisión ha sido fortalecida con nuevos encargos por mi parte, dando origen a la Comisión Arquidiocesana de Prevención de Abusos y Acompañamientos de Víctimas. Un equipo muy valioso de laicos competentes, junto al sacerdote que he nombrado, tienen la tarea de acoger denuncias, preocuparse de las víctimas y llevar adelante los procesos que corresponda.

El día sábado 13 de octubre, mediante comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Papa Francisco tomó la decisión de dimitir del estado clerical a don Francisco José Cox. El comunicado decía: “consecuencia de actos manifiestos de abusos a menores”.

Ese mismo día manifesté: prosigamos acogiendo a quienes han sufrido el abuso e implementando las decisiones que hemos tomado para que nunca más tengamos que lamentar hechos tan dolorosos.

Su comunidad en Chile, los Padres de Schoenstatt, en comunicado oficial del 11 de febrero, han manifestado que el ex Arzobispo ha sido trasladado a Chile “con el fin de que enfrente los procesos que la justicia requiera”. Asimismo, expresan su voluntad: “colaboraremos con lo que se nos solicite y garantizaremos que Francisco José Cox comparezca ante la justicia cuando ésta lo requiera”. Obviamente, si la justicia demanda alguna información de parte de la Arquidiócesis, colaboraremos como corresponde.

Son parte de la renovación y conversión eclesial las iniciativas que se van implementando en prevención, acompañamiento de víctimas y respondiendo de este modo al llamado que nos hace el Santo Padre Francisco en la Carta mencionada. Él confía en el compromiso de todos los fieles: con Ustedes se podrá generar la transformación necesaria que tanto se necesita. Sin Ustedes no se puede hacer nada. Exhorto a todo el santo Pueblo fiel de Dios que vive en Chile a no tener miedo de involucrarse y caminar impulsado por el Espíritu en la búsqueda de una Iglesia cada día más sinodal, profética y esperanzadora; menos abusiva porque sabe poner a Jesús en el centro, en el hambriento, en el preso, en el migrante, en el abusado.

Sin duda, las Orientaciones Pastorales 2015-2022, que hemos discernido juntos: sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, más la presencia entusiasta de centenares de agentes pastorales, nos ayudarán también a esta renovación y conversión a la que nos convoca el Santo Padre Francisco.

Lo más visto