• Con esperanza y alegría, los seminaristas comenzaron un nuevo período en su proceso vocacional.  
En la capilla del Seminario Mayor “Santo Cura de Ars” tuvo lugar el domingo 3 de marzo la celebración de la Eucaristía con que la comunidad de la casa formadora de los futuros sacerdotes de la Arquidiócesis iniciaron el año formativo 2019, celebración presidida por el Arzobispo René Rebolledo, en compañía del Rector del Seminario,  P. Dikson Yañez y el Vicerrector, P. Juan Rivera, santa Misa en que participaron los seminaristas que acogieron el llamado del Señor para continuar con su proceso formativo y convertirse, Dios mediante, en sacerdotes que servirán en parroquias y comunidades. 
 
En la ocasión, el Rector del Seminario manifestó: “Que existan jóvenes a acoger el llamado del Señor en estos tiempos de crisis es un verdadero regalo que Él no hace. Esto permite ser testigos de la acción directa de Jesucristo en el corazón de su pueblo. Él reafirma y confirma que la Iglesia es más que nuestras debilidades y nos invita a admirar su obra incluso en medio de las dificultades. Por ello debemos afrontar el desafío de formar pastores que vayan en la línea de los nuevos tiempos“. 
 
Por su parte, Luis Miranda, coordinador de los seminaristas, también tuvo palabras al iniciar un nuevo año de formación pastoral. “La familia del seminario va creciendo aún en tiempos de dificultades. Para nosotros es una alegría inmensa recibir a las nuevas vocaciones, que al día de hoy, son una verdadera esperanza para la Iglesia. Esperamos que el Señor nos ilumine, guíe y siga mostrando el camino para ser testimonios de fe y dignos servidores de su Palabra”. 
 
Destacar que se le dio la bienvenida a un nuevo seminarista que comenzó su proceso vocacional ingresando al propedéutico. Se trata de Julián Castillo Valenzuela, proveniente de Sotaquí, quien agradeció al Señor por esta bendición. “Es una alegría para mí y mi familia. Espero ser fiel al llamado que el Señor me ha hecho y al compromiso con la Iglesia”.
 

Lo más visto