• En el Día Internacional de la Mujer, Mons. René Rebolledo manifestó especial recuerdo en la oración por quienes sufren en sus hogares o en centros de salud y penitenciarios, así como también a las que lloran a un ser querido y a las que están en búsqueda de un trabajo digno y estable.    

 Este viernes 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Por ello es que el Arzobispo de La Serena, Mons. René Rebolledo Salinas, quiso entregar su saludo y bendición en esta especial jornada. “Con sentimientos de alegría y gratitud les presento mis cordiales saludos y felicitaciones para este día. Que sea una bella jornada, también plena de bendiciones, vivida con sus seres queridos”.

En la ocasión, Mons. Rebolledo destacó: “hoy rezaremos especialmente por las mujeres que están sufriendo en sus hogares o en centros de salud y penitenciarios. Recordaremos también a las que lloran a un ser querido y a las que están en búsqueda de un trabajo digno y estable”.

Asimismo, el Arzobispo expresó que “en la presencia del Señor renovaremos nuestro compromiso de respeto, cordialidad, cercanía y apoyo para su vida y vocación. Con agradecimiento por el bien recibido de ustedes, nos disponemos nuevamente a recorrer juntos el camino de la vida en mutua estima y corresponsabilidad afrontando las misiones y tareas, como también los desafíos del presente”.

Además, el Pastor manifestó que “es nuestro anhelo que prosigan adelante confiadas en el amor de Dios, siempre estamos en sus manos, en la compañía de Jesucristo nuestro hermano y con la fortaleza del Espíritu Santo”.

Mons. Rebolledo culminó su saludo señalando que “las encomendaremos a la santísima Virgen, Nuestra Señora del Rosario de Andacollo. Ella es su Madre. Ella es nuestra Madre. Nosotros somos su pueblo y somos parte de su historia”.

Lo más visto