• Con encuentros realizados en el salón arzobispal y en el Seminario Mayor “Santo Cura de Ars”, laicos y religiosos conocieron aspectos del documento postsinodal del Papa Francisco.

Con el objetivo de reflexionar en torno a la mirada del proceso del Sínodo de los Jóvenes, junto con las acentuaciones pastorales que resultaron de él, la noche del lunes 3 de junio se vivió el Encuentro Pastoral en torno a la Exhortación Apostólica postsinodal “Cristo Vive” en el salón del Arzobispado de La Serena, en el que participaron jóvenes de la Arquidiócesis, junto a los encargados de las unidades eclesiales en la que ellos participan.

En la jornada, organizada por la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Juvenil, la exposición estuvo a cargo de Ricardo Nadales, Director del Área Evangelizadores de la Conferencia Episcopal de Chile e Integrante del equipo Latinoamericano de Pastoral Juvenil, quien mencionó que “el mismo Papa Francisco al publicar la Exhortación dijo que el Sínodo no se ha acabado. La próxima semana hay un encuentro con jóvenes en Roma al respecto y en él participarán dos representantes de Chile. Entonces esta reflexión nos sirve para ir entendiendo el documento y aplicándolo de forma práctica en las comunidades”.

Al finalizar, Dilver Aguirre, joven perteneciente a la parroquia “San Pedro” de Coquimbo, indicó que “para nosotros es emocionante que nos tengan considerados como jóvenes, tanto los de hoy como para las generaciones futuras, quienes viven su vida conectados con el mundo de hoy, pero con el anhelo de evangelizar al Cristo que vive en cada uno de quienes formamos parte de su Iglesia”.

Una mirada junto al presbiterio

Similar encuentro se vivió la mañana del martes 4 de junio, ya que en el contexto de la reunión mensual de clero se trabajó en relación a los antecedentes, aportes de las diócesis chilenas al Sínodo de los Obispos, sus principales desafíos, junto con la presentación del mencionado documento del Papa Francisco.

En la ocasión, el P. Ariel Robledo, Asesor de la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Juvenil, manifestó su esperanza para que “el clero pueda comprometerse en anunciar lo que los jóvenes anhelan. Que es un grito no tan solo diocesano o nacional, sino más bien a nivel mundial de lo que ellos quieren para la Iglesia, que es un cambio radical, donde ellos se sientan tomados en cuenta y puedan descubrir que son parte de un caminar”.

Por su parte, el P. Jorge Arancibia, capellán del colegio La Providencia de Ovalle, enfatizó que este documento “en primer lugar es un desafío, por lo que hay que sentarse a pensar, a trabajar el tema junto a la Catequesis Familiar. Además, considero que, si bien no se menciona, en nuestra zona debiéramos tomar en cuenta a los Bailes Religiosos, que están compuesto por muchos jóvenes. La Exhortación nos invita a mirar de otra forma la juventud, para que nosotros como pastores podamos ayudarlos a que se escuche su sentir”.