La comunidad vicarial participó de los actos previstos para la jornada festiva, actividades que se desarrollaron en el templo Catedral, el convento San Agustín y las calles céntricas de la capital regional.

Un gran número de feligreses manifestaron su devoción a la Virgen del Carmen en los programas organizados por la Vicaría de La Serena para celebrar la tradicional festividad, actividades que comenzaron en el templo Catedral con la santa Misa a mediodía, presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas. Más tarde, en el convento San Agustín, y en compañía de personal representativo de las Fuerzas Armadas y de Orden, se reflexionó en  torno a la figura de la Reina y Madre de Chile, para luego dar comienzo a la tradicional procesión por las calles del casco histórico de la ciudad colonial.

“Este es un año pastoralmente muy potente. Estamos en el marco de los preparativos para lo que será el Congreso Eucarístico Arquidiocesano en noviembre próximo. Por ello, es que la reflexión que hemos realizado para la festividad de la Virgen del Carmen ha consistido en el Sacramento de la Eucaristía, sin descuidar las intenciones particulares, centradas en los jóvenes, la situación de los adultos mayores, así como también las intenciones personales que cada uno presenta al Señor en sus oraciones, entre otros. De igual modo, manifestamos a la Patrona de Chile lo que será el Mes Misionero Extraordinario el próximo mes de octubre, colocando en sus manos los frutos que esperamos obtener de esa convocatoria realizada por el Santo Padre Francisco. Los Padres de la Patria solicitaron su intercesión en momentos de mucha dificultad, también nosotros queremos hacerlo en esta época contemporánea”, manifestó el P. Carlos Valenzuela, Vicario Foráneo de La Serena.

Los actos concluyeron en el templo san Agustín con la entonación del Himno Nacional y la despedida de la Patrona de Chile, que estuvo a cargo de la Banda Instrumental del Regimiento Nº 21 “Coquimbo”.  

Lo más visto