Con una liturgia desarrollada en el remozado templo “Santa Rosa de Lima”, la comunidad recibió con alegría las obras de mejoramiento a la centenaria estructura.   

Con gran alegría, la comunidad perteneciente a la parroquia “Santa Rosa de Lima” de la localidad costera de Tongoy, participó de una liturgia presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas, ocasión en que recibieron los trabajos ejecutados a su templo en la fachada e interior, reparaciones que se extendieron por cinco meses y que se hicieron urgentes de desarrollar debido al paso del tiempo y los numerosos sismos de mediana y gran magnitud en la zona, los que habían debilitado de sobremanera la estructura que data desde 1870.    

Los arreglos se pudieron concretar gracias a la colaboración de los feligreses y la contribución de donantes, como también al aporte de la fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), quienes estuvieron presentes en la especial ocasión. Cecilia Marín, administradora de Bienes del Arzobispado de La Serena, detalló sobre las intervenciones realizadas al templo. “Cuando se inició el proyecto se realizaron trabajos en gran parte de la techumbre, así como también los muros interiores y exteriores que estaban colapsados. Con los aportes extras de la comunidad y bienhechores se pudo incluir la torre del templo y la instalación eléctrica”, destacó. 

Por su parte, el P. Cristián Sánchez, administrador parroquial del lugar, agradeció por los trabajos y manifestó que “para nosotros es motivo de gran alegría contar con un renovado templo. En la comunidad ha generado un gran gozo, que viene a renovar la fe y el compromiso con nuestra Iglesia Agradecemos a todos quienes han colaborado en las restauraciones a este templo, que próximamente cumplirá 150 años”, puntualizó.

Lo más visto