Colors: Cyan Color

Tras la suspensión de la Fiesta Grande 2019, debido a las crisis social que atraviesa el país, con fervorosa fidelidad miles de peregrinos llegaron ante los pies de la Virgen del Rosario para encomendarse a su manto protector.

“Te ofrecemos lo que somos y tenemos, trabajos, dolores y alegrías, y con amor te consagramos el quehacer de cada día”. Con estas palabras oraron ante la Virgen del Rosario de Andacollo los numerosos peregrinos y devotos que llegaron hasta la Montaña Santa para participar en la Jornada de Oración por Chile, iniciativa que se desarrolló desde el 17 de diciembre bajo el lema La Virgen dará a luz al Rey de la Paz, la que se originó tras la suspensión de la tradicional Fiesta Grande, por motivos de seguridad, para resguardar la integridad de las personas y de la Sagrada Imagen.

Es así que la mañana de este jueves 26 de diciembre, se vivió la Santa Misa de Coronación de Nuestra Señora del Rosario, la que fue presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas en el templo parroquial, y en la que cientos de fieles saludaron a la Chinita, manifestando su amor incondicional hacia la Madre del Señor. 

“Nuestro Chile, país al que llamamos hogar, está pasando por momentos muy complicados y difíciles debido a la crisis social. Nosotros, como hombres y mujeres de fe, depositamos las esperanzas en nuestro señor Jesús, surgiendo desde ahí la nueva visión para el porvenir de nuestra nación y esta casa nueva que queremos construir. Precisamente, esta jornada que hemos desarrollado coloca en énfasis la oración por esta aspiración de una patria más justa, en plena armonía y concordia entre sus habitantes. Los chilenos siempre han tenido un corazón muy solidario y esta instancia en la que hemos participado, nos ha fortalecido en relación a esa perspectiva. El amor siempre vence. Con él derribaremos todo lo que se ha construido en forma injusta y dañina. El Señor, que por la gracias de su santa Madre, nos conceda este anhelo”, expresó el P. Adam Bartyzol, Rector del Santuario.

Palabras del Pastor

En su homilía, el Pastor Arquidiocesano manifestó que “el Rector del Santuario junto a su Consejo Pastoral, en comunión con el señor Cacique General de los Bailes Religiosos, don Jaime Guerrero, nos han convocado este año para una Jornada de Oración por Chile, a los pies de Nuestra Señora, la Virgen Santa de Andacollo. Estimo una determinación acertada, que han realizado los implicados, después de un largo discernimiento, también con representantes de estamentos civiles, dada la situación que vivimos en nuestro país desde hace algunas semanas. A Ella, la Madre de nuestro pueblo, la patrona de nuestra Arquidiócesis, que celebramos hoy, encomendamos el presente y el porvenir de nuestro país. En la oración que han rezado millones de peregrinos en su presencia, que hemos elevado también hoy, pedimos que nos asemejemos a Ella en la fe, la esperanza y el amor. Es nuestra confianza que Ella con amor de Madre, acompañe el caminar de nuestro pueblo. Que se puedan concretar las nobles y justas aspiraciones presentadas en diversos modos, junto a la edificación de nuestro país en paz y solidaridad. Desde los albores de nuestra historia patria Ella nos ha acompañado con su materna intercesión, estamos ciertos que lo hará también en el presente, días históricos y de gran relevancia que estamos viviendo”, puntualizó.

Fieles devotos

Y a pesar de ser anunciada a inicios de mes la suspensión de la Fiesta Grande 2019, fueron numerosos los laicos y peregrinos que igualmente llegaron hasta la comuna minera para saludar y venerar a la Virgen del Rosario. Uno de ellos fue Luis Valdivia, proveniente de la Caleta San Pedro de La Serena,  quien comentó que “a pesar de no haber fiesta igual tenía que venir. Para nosotros es muy significativa la Chinita y es importante venir a agradecer por la salud, el trabajo y encomendar a nuestro país”.  

En tanto, Roberto Álvarez, integrante del baile religioso chino Nº 5 “San Isidro”, expresó que “como cristianos seguimos un sólo camino, que es el de la fe. Queremos que en nuestro Chile exista paz, por ello nos colocamos en las manos de la santísima Virgen de Andacollo para que nos revele el mejor camino”. 

Finalmente, Gustavo Gallardo, miembro de la pastoral juvenil de la parroquia “San Vicente Ferrer” de Ovalle, agrupación que se traslado a pie desde el sector El Peñón, distante a 30 kilómetros de la comuna minera, manifestó que “el amor y confianza en la Virgen siempre ha sido incondicional. El hecho de caminar es una experiencia hermosa, que por supuesto invito a realizar. Llegar hasta acá, a pesar de la suspensión de la festividad, es lo más importante. No tiene que ver con el comercio u otras cosas. La fe es lo fundamental”, detalló.    

En comunicado oficial, el Santuario informó que el templo parroquial permanecerá abierto para la atención de los peregrinos que acudan a venerar a la Virgen del Rosario.

Tras una reunión con autoridades gubernamentales y eclesiásticas, junto a representantes de grupos que forman parte de la coordinación y seguridad de la festividad religiosa en Andacollo, se decidió de forma unánime suspender la Fiesta Grande 2019.

En comunicado oficial, firmado por el P. Adam Bartyzol, párroco y rector del Santuario andacollino, y el P. José Manuel Tapia, Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis de La Serena, expresaron “como comunidad de los devotos de la Chinita, nuestra unión y solidaridad con el pueblo chileno, que hoy día manifiesta en varias formas su gran deseo de vivir en un país más justo y fraterno”.

Además, indicaron que “no podemos cambiar la circunstancias de nuestra realidad, pero debemos asumir nuestra responsabilidad personal y comunitaria de cuidar a los peregrinos, de proteger la imagen de la Virgen y nuestros templos, que forman parte de nuestro patrimonio religioso nacional. Esta responsabilidad pasa de generación en generación. Y como tal herencia, es un gran tesoro, que queremos proteger y entregar igual a quienes nos sucederán y lo queremos hacer de una forma lo más intacta posible”.

Atención pastoral a peregrinos

No obstante, en el mismo documento se invitó “oficialmente a todos los devotos de la Virgen de Andacollo para unirse en la oración por nuestra Patria. Les informamos que el templo parroquial se encontrará abierto todos los días y los horarios de las celebraciones serán los habituales en la comunidad parroquial, realizándose la atención pastoral a los peregrinos que acudan a venerar a la Santísima Virgen María”.

Finalmente, desearon que “el tiempo de Adviento que estamos viviendo, sea para todos nosotros un espacio de esperanza y una nueva oportunidad de reafirmar nuestra fe y cariño hacia María, la Madre del Emmanuel, el Dios con nosotros”.

En emotiva Eucaristía de Nochebuena en el templo Catedral de La Serena, el Pastor arquidiocesano reflexionó en torno a la crisis social que vive el país, junto con invitar a orar por las familias, los jóvenes, los migrantes y las personas que están sufriendo, corporal o espiritualmente.   

Gran cantidad de fieles, junto a sus familias, se dieron cita en el templo Catedral este martes 24 de diciembre para participar de la tradicional Eucaristía de Nochebuena, celebración que fue presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas.

La celebración inició con la procesión de entrada, en la que laicos y laicas portaron cirios encendidos, representando la claridad de Cristo, luz verdadera, junto con la Palabra del Señor, de la cual se recibe el anuncio: “Hoy en la ciudad de David, ha nacido el Salvador, que es el Mesías, el Señor" (Lc 2, 11).

En su homilía, el Arzobispo destacó que “año tras año, los pasajes bíblicos nos sitúan en la profundidad de esta Noche Santa: El Hijo de Dios nace en el tiempo creado y trae para nosotros un mensaje de paz, amor, felicidad y esperanza”. Además, agregó que “es preciso acoger el amor que el Niño de Belén nos ofrece, también el don de la paz y la abundancia de bienes que porta con su Presencia entre nosotros”. Luego, en referencia a las circunstancias actuales que vivimos en nuestra Patria, indicó: “la Navidad de este año, sin duda, la vivimos en momentos cruciales para el presente y el porvenir de nuestra Nación. El Hijo de Dios nos ayude a todos a transitar por caminos de justicia, en paz y amor. Prosigamos adelante, en su nombre, sirviendo a todos especialmente a los más pobres y necesitados”.

La iniciativa eclesial tuvo lugar en el Santuario Tabor de Peñuelas, actividad a la que concurrieron agentes de pastoral y fieles de todas las parroquias pertenecientes al sector.

 Animados por la fe en Cristo y su Palabra, numerosos integrantes de movimientos apostólicos, agentes de pastoral y laicos comprometidos con la Iglesia, participaron este sábado 23 de noviembre del Congreso Eucarístico de la Vicaría de Coquimbo, actividad desarrollada en el Santuario Tabor de Peñuelas, enmarcada bajo el lema ¿Que haría Cristo en mi lugar?

Durante la jornada se desarrollaron diversas actividades, entre ellas animación, cantos, Adoración Eucarística y un conversatorio sobre la realidad de la Iglesia y su misión ante la crisis social, para finalizar con la celebración de la santa Misa presidida por el Arzobispo René Rebolledo Salinas, en compañía de sacerdotes y diáconos permanentes que sirven pastoralmente en la zona.

Los actos preparativos de esta iniciativa eclesial comenzaron a nivel arquidiocesano el 28 de marzo de 2018. El P. Eduardo Álvarez, Vicario Foráneo de Coquimbo, realizó una evaluación sobre la actividades realizadas en el transcurso de este tiempo.  “Tuvimos la posibilidad de realizar dos recorridos con el Cristo Peregrino, Pan de Vida, por cada una de las comunidades, así como también tardes y noches de Adoración al Santísimo Sacramento, instancias de formación sobre qué es un Congreso Eucarístico, misiones territoriales y reflexiones a partir de la manifestación pública de la fe. Ha sido una hermosa instancia para descubrir y reforzar la presencia de Cristo vivo, real y verdadero. Sin bien es cierto hubo algunas interrupciones por diversos motivos, pudimos obtener valiosos y abundantes frutos, entre ellos a nivel personal y comunitario. Durante este tiempo apreciamos signos de sanación, una mayor vivencia eucarística encarnada en la cultura local y, por supuesto, el testimonio de fe en Jesucristo nuestro Señor en cada rincón de esta hermosa tierra”, detalló.  

Participantes

Uno de los que estuvo presente en la jornada sabatina fue Karina Villaseca, perteneciente a la parroquia Sagrada Familia de Sindempart, manifestando “estar muy feliz de haber participado de esta actividad. La encontré muy bonita, organizada y atingente, permitiéndonos reflexionar sobre diversos temas que como sociedad e Iglesia debemos tener siempre presente”.

De igual manera, Eduardo Carvajal, proveniente desde la parroquia San Pedro, sostuvo que “el Congreso vienen a dar término a una iniciativita que hemos preparado desde el año pasado, donde vivimos diversas manifestaciones públicas de la fe. A pesar de todo este tiempo es un respiro, que nos acerca a nuestra fuete, como es Jesús sacramentado y el encuentro en comunidad”, puntualizó.  

Recordar que en las Vicarías de La Serena, Limarí y Elqui, los Congresos Eucarísticos fueron reprogramados debido a la contingencia nacional, de tal manera que se desarrollarán a nivel parroquial. 

 El Pbro. Alberto Zambrana Rocha asumió la conducción de la entidad formadora de los futuros sacerdotes en la zona.

 Con una solemne Eucaristía celebrada en la capilla del Seminario Mayor "Santo Cura de Ars" de La Serena, el P. Alberto Zambrana Rocha, de origen nicaragüense con previo trabajo pastoral en las parroquias “San Juan Evangelista” de Las Compañías, en La Serena, y “El Santísimo Redentor”, en Ovalle, además de haber ejercido como formador de la misma entidad durante este 2019, asumió como Rector este domingo 22 de diciembre.

Sobre el significado de asumir esta enorme responsabilidad, el sacerdote comentó que “recibo este importante encargo con alegría para continuar la preciosa misión de la Iglesia en acercar a los seminaristas a un encuentro personal con Jesús, en comunión con el equipo de formadores, de manera que se enamoren de Él cada día. Esta tarea hace sentirme pequeño, con temor y temblor, pero confiado en el Señor en la certeza que Él dará la gracia y guiará nuestros pasos, para que las vocaciones actuales y las que vendrán, se les pueda entregar esa escucha necesaria, el acompañamiento, cuidado, discernimiento, paciencia y el respeto de sus conciencias como personas, entrega sacrificada por el pueblo de Dios que tanto demanda por estos días. El seminario es el corazón de la Arquidiócesis y signo de su vitalidad. Coloco mi trabajo en las manos de Jesús. En Él confiamos”, detalló.

Y quién dejó el cargo fue el P.  Dikson Yáñez Pizarro, que el próximo 29 de diciembre asumirá como párroco en la parroquia “Santísima Trinidad“ de Alto Peñuelas. Sobre su labor durante 11 años, el sacerdote realizó una evaluación a su trabajo pastoral a cargo de animar, conducir y orientar a las vocaciones surgidas en la zona, manifestando sus buenos deseos para quien hoy asume el cargo. “Esta misión es de mucha responsabilidad y hermosa de sobremanera, pues prepara a los pastores del futuro de nuestra Iglesia en contextos complejos como nos ha tocado vivir en estos tiempos, tanto como sociedad y la propia Iglesia. Por ello, es una tarea de especial desafío con jóvenes transparentes y directos, características propias de la juventud actual. Los retos son importantes y puedo decir, con toda propiedad, que me sentí tremendamente feliz realizando este trabajo, instrumento débil y frágil, pero confiado en que la obra la hace el Señor y que uno solamente colabora a esta acción divina de Dios. Luego de tantos años era necesario cerrar un ciclo. Tengo la certeza que quien me sucede en este noble quehacer es un hombre capaz, con todas las cualidades necesarias, capacidades humanas y madurez espiritual, para desarrollarse de la mejor forma por el bien de la Iglesia”, puntualizó.

 Las causas del siniestro al templo, ubicado a un costado del colegio San Francisco Coll, son materia de investigación. Además, un amague de incendio habría afectado a capilla del Convento de las Hermanas Carmelitas Descalzas.

La noche de este martes 12 de noviembre un incendio afectó a la capilla Santa Ana, templo perteneciente a la parroquia “San José de Juan Soldado” de Las Compañías, en La Serena. El siniestro es materia de investigación por parte de Bomberos, pero debido a indicios encontrados en el lugar y testigos se presume que fue intencional.

El templo siniestrado resultó con graves daños en su interior, quemándose gran parte de su estructura. Con posterioridad, la comunidad del lugar y los Padres Barnabitas, quienes atienden pastoralmente el sector, darán cuenta del estado de la capilla con mayores detalles. 

Además, se informó que en la capilla del Monasterio del Santísimo Sacramento de las Hermanas Carmelitas Descalzas de La Serena, ubicado en calle Gandarillas 997, desconocidos habrían prendido fuego a la puerta principal, el que fue rápidamente extinguido gracias a la acción de vecinos y personas que llegaron a colaborar.

En comunicado oficial el Arzobispado de La Serena invitó a "unirnos en oración por las comunidades afectadas, como también por la difícil situación que estamos viviendo como país, esperanzados en que Dios Padre nos entregue la paz, justicia y dignidad que Chile tanto necesita".

Lo más visto