Equipos de rescate se disponían a retomar este lunes la búsqueda de desaparecidos en Alabama, en el sureste de Estados Unidos, después de que al menos dos tornados causaran allí 23 muertos y daños “catastróficos” en edificios y carreteras.

“La devastación es increíble”, afirmó el sheriff del condado de Lee, Jay Jones, al canal CBS, subrayando no recordar una situación similar en pérdidas humanas “en al menos los últimos 50 años”.

Los tornados dejaron 23 muertos, entre ellos varios niños, y otras personas fueron hospitalizadas, algunas de ellas con heridas muy graves, indicó.

Las operaciones de rescate de los desaparecidos se suspendieron el domingo por la noche debido a las peligrosas condiciones meteorológicas en la zona, pero esta jornada continuarán Jones indicó que se reanudarían este lunes por la mañana.

A última hora del domingo, el presidente estadounidense, Donald Trump, expresó sus condolencias por los afectados.

“A la gran población de Alabama y las áreas colindantes: Por favor, tengan cuidado y manténganse a salvo”, escribió en Twitter.

“Los tornados y las tormentas fueron realmente violentos y podrían venir más. A las familias y amigos de las víctimas, y a los heridos: ¡Qué Dios los bendiga!”, añadió.

Jones había descrito el daño causado por los tornados como “catastrófico”, basándose en “la destrucción de viviendas” observada a lo ancho de una franja de destrucción de unos 400 metros a lo largo de varios kilómetros.

Fotografías y videos mostraron árboles cortados en dos, calles llenas de escombros y casas destruidas a raíz de la tormenta.

Más de 6.000 hogares quedaron sin electricidad en el condado de Lee, según la empresa PowerOutage.US, y otros 16.000 sufrieron cortes en la vecina Georgia.

La fuerte lluvia había retrocedido al atardecer pero muchas vías en las áreas más golpeadas estaban llenas de escombros e intransitables, según imágenes de televisión.

Un bar en la ciudad de Smith Station parecía haber perdido su techo y la mayoría de sus paredes, según imágenes transmitidas por MSNBC, mientras que una torre de telecomunicación fue completamente destrozada.

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS, por sus siglas en inglés) había emitido una advertencia de tornado para áreas que incluían el condado de Lee. “¡BUSQUEN REFUGIO AHORA! Múdense a un sótano o una habitación interior en el piso más bajo de un edificio sólido. Eviten las ventanas”, alertó en un comunicado.

Rita Smith, de la agencia de gestión de emergencias del condado de Lee, indicó este lunes que dos tornados habían golpeado la región el domingo, y dijo al canal de noticias CNN que el NWS estaba estudiando si se había producido alguno más.

El NWS de Birmingham, Alabama, señaló en Twitter que “el primer tornado que afectó al condado de Lee hoy tenía al menos un EF-3 y un ancho de al menos media milla”.

La designación EF-3, en una escala de 0 a 5, significa que el tornado tuvo vientos de entre 218 y 266 kilómetros por hora.

Lo más visto