El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó el lunes a la poderosa Guardia Revolucionaria de Irán como una organización terrorista, la primera vez en que Washington emite una designación de este tipo para una fuerza militar de otra nación.

Críticos han advertido que la medida podría dejar a funcionarios y militares estadounidenses a merced de acciones similares por parte de gobiernos hostiles.

Estados Unidos ya había puesto en su lista negra a decenas de entidades y personas afiliadas a la Guardia Revolucionaria, un cuerpo de elite de la república islámica, pero no a la organización en su totalidad.

“La Guardia Revolucionaria es el principal medio del Gobierno iraní para dirigir e implementar una campaña de terrorismo global”, dijo Trump en un comunicado.

 

La designación “deja en claro los riesgos de realizar negocios o entregar apoyo a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria”, dijo el mandatario. “Si estás haciendo negocios con ellos, estás financiando al terrorismo”.

El secretario de Defensa estadounidense, Mike Pompeo, un férreo crítico de Irán, ha estado presionando por un cambio en la política estadounidense como parte de una posición más firme del Gobierno de Trump en torno a la república islámica.

Pompeo dijo que la medida de Washington entrará en vigencia en una semana.