En su intento por lograr una migración exitosa desde la Unión Europea, la premier británica optó por una nueva estrategia para impulsar el crecimiento de las zonas económicamente más afectadas del Reino Unido y que votaron mayoritariamente la salida.
La primera ministra británica, Theresa May, anunció este lunes la creación de un multimillonario fondo de desarrollo para las regiones más desfavorecidas del Reino Unido, acción que la oposición tildó de “soborno desesperado” para persuadir a los diputados de que apoyen su acuerdo de Brexit.

Dotado de 1.600 millones de libras (US$ 2.120 millones o 1.870 millones de euros), los recursos estarán orientados a “estimular la actividad económica” en las zonas que “no disfrutaron los beneficios del crecimiento del mismo modo que regiones más prósperas del país”, precisó su gobierno.

En la presentación de la iniciativa, la propia May afirmó que “en todo el país, el voto de la población a favor del Brexit fue la expresión de un deseo de cambio” y que “durante demasiado tiempo, la prosperidad no se ha repartido de forma equitativa”, reconoció.

Más de la mitad de las ayudas al desarrollo estarán destinadas a circunscripciones del norte y el centro de Inglaterra, que votaron masivamente a favor de salir de la Unión Europea en el referéndum de junio de 2016.

“Nuestras ciudades atraviesan dificultades debido a una década de recortes presupuestarios”, denunció John McDonnell, alto responsable del opositor Partido Laborista.

Y consideró que “este fondo muestra la desesperación de un gobierno que se ve reducido a corromper a los diputados para que apoyen” su acuerdo para que se materialice sin tanto trauma la migración de Gran Bretaña desde la UE.

May se esfuerza, de momento sin éxito, por obtener una mayoría parlamentaria para ratificar el acuerdo de salida concluido con Bruselas en noviembre.

El texto, que fue estrepitosamente rechazado por los diputados en enero, debe ser votado de nuevo el 12 de marzo a más tardar.

Lo más visto