Se trata de tres sobres con una sustancia reactiva que al abrirlos combustionan, pero como fueron hallados a tiempo no provocaron ni daños ni personas heridas.
Scotland Yard comenzó una investigación para dar con los responsables de la elaboración y colocación de artefactos explosivos en tres lugares muy concurridos de Londres, Inglaterra.

Mediante un comunicado, la policía antiterrorista británica informó del hecho señalando que los dispositivos fueron enviados a edificios de oficinas de los aeropuertos de Londres City y Heathrow y a la estación de Waterloo, no causaron heridos.

Estos paquetes, consistentes en sobres acolchados del tamaño carta A4, “parecen capaces de provocar un pequeño fuego al ser abiertos”, explicó la entidad.

La indagatoria está abierta y de momento no se procedió a ninguna detención, precisó.

Uno de los paquetes “ardió parcialmente” cuando fue abierto por un empleado de las oficinas de Heathrow Airport Limited, por ende el edificio fue evacuado por precaución, pero el tráfico aéreo del primer aeropuerto británico no se vio perturbado, subrayó.

En la estación de trenes de Waterloo, en el centro de la capital inglesa, otro de los aparatos fue desactivado sin consecuencias para el tráfico ferroviario, y lo mismo ocurrió en las oficinas del London City Airport, situado cerca del distrito financiero de Canary Warf.

Lo más visto