Rusia siempre apoyará a la Unesco y espera reciprocidad por parte de esta organización para impulsar sus planes de desarrollo nacional, declaró hoy el presidente ruso, Vladímir Putin, durante su reunión con la directora general de la organización internacional, Audrey Azoulay.

Vladimir Putin, quien dijo que Rusia tiene preparadas varias actividades para conmemorar los 65 años del ingreso de su país en a Unesco. Cortesía

"Por nuestra parte siempre apoyamos a la organización y tenemos la intención de continuar haciéndolo en el futuro", afirmó.

El mandatario señaló que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura siempre podrá contar con Rusia, mientras que Moscú espera ayuda y apoyo, incluyendo la ayuda metodológica, "para la realización de nuestros planes nacionales y los planes de cooperación entre Rusia y la UNESCO".

Putin recordó que este año se celebra el 65 aniversario del ingreso de Rusia en la UNESCO y señaló que existe todo un plan de actividades para celebrar la fecha.

"Me satisface constatar que las relaciones entre Rusia y la UNESCO avanzan. Partimos de que la UNESCO fue, es y continúa siendo una organización internacional intergubernamental que trabaja en la esfera de las relaciones humanitarias", subrayó.

Azoulay, quien encabeza la organización desde fines de 2017, realiza su primera visita oficial a Rusia del 5 al 7 de marzo. Este miércoles, la Academia de Artes Visuales de Rusia le otorgó el título de miembro de honor.

"Me siento infinitamente honrada de recibir el título de miembro de honor de la Academia de Artes Visuales de Rusia", afirmó. La ceremonia de entrega del diploma y el manto fue encabezada por el presidente de la academia y embajador de buena voluntad de la UNESCO, Zurab Tsereteli.

Antes de la ceremonia, Azoulay visitó la Galería de Arte de Tsereteli, donde aseveró que "en la gran diversidad de la obra del maestro se observa una increíble generosidad".

 

Un grupo disidente clandestino estuvo detrás del asalto a la embajada según un artículo del Washington Post.
Un grupo disidente clandestino que busca derrocar al líder norcoreano Kim Jong-un estuvo detrás del asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid el mes pasado, según un artículo del Washington Post.

Diez hombres entraron a la sede diplomática el 22 de febrero, maniataron y amordazaron a los presentes y extrajeron documentos y computadoras a bordo de dos vehículos de la embajada que luego abandonaron, pocos días antes de una importante cumbre entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump sobre la desnuclearización de Corea del Norte.

Un grupo disidente clandestino que busca derrocar al líder norcoreano Kim Jong-un estuvo detrás del asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid el mes pasado, según un artículo del Washington Post.

Diez hombres entraron a la sede diplomática el 22 de febrero, maniataron y amordazaron a los presentes y extrajeron documentos y computadoras a bordo de dos vehículos de la embajada que luego abandonaron, pocos días antes de una importante cumbre entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump sobre la desnuclearización de Corea del Norte.

El asalto ha estado rodeado por el misterio, y el único elemento confirmado por el gobierno español y la policía es que ese día fue atendida una mujer norcoreana ligeramente herida en la vía pública cerca de la embajada.

El diario español El País informó esta semana, citando fuentes de inteligencia de ese país, que al menos dos de los asaltantes tienen vinculación con la estadounidense CIA.

Pero el Washington Post señaló el viernes que la operación fue llevada a cabo por un grupo llamado "Cheollima Civil Defense" (CCD), una organización clandestina que busca el derrocamiento de la dinastía Kim.

El diario, citando personas con conocimiento de la planificación y ejecución de la misión, dijo que el grupo no actuó en coordinación con ningún gobierno y que las agencias estadounidenses habrían estado renuentes a participar debido al delicado momento en las relaciones entre Washington y Pyongyang.

El CCD se dio a conocer en 2017 al publicar un video en línea del sobrino de Kim Jong-un, señalando que había garantizado su seguridad, luego que su padre, el medio hermano de Kim, fuera asesinado tras ser alcanzado por un agente altamente tóxico en el aeropuerto de Kuala Lumpur en febrero de ese año.

Según El País, responsables españoles han pedido explicaciones a la CIA, pero la agencia estadounidense negó cualquier participación en la operación.

El gobierno de Kim Jong-un completó la reconstrucción de una instalación militar que había comenzado a desmantelar y ya se encuentran en su estado normal, dijeron el jueves expertos estadounidenses, que consideraron esa situación una "afrenta" a los intentos diplomáticos de Donald Trump de distender la relación con Pyongyang.

Corea del Norte completó la reconstrucción de un sitio de lanzamiento de cohetes que había comenzado a desmantelar y ya se encuentra "operativo", dijeron el jueves expertos estadounidenses, que consideraron esa situación una "afrenta" a los intentos diplomáticos de Donald Trump de distender la relación con Pyongyang.

Basándose en nuevas imágenes tomadas por satélite, dos centros de análisis -el Center for Strategic and International Studies (CSIS) y 38 North- afirmaron que las instalaciones de Sohae (o Tongchang-ri) "han vuelto a su estatus operativo normal".

El miércoles, en base a imágenes tomadas a principios de marzo, ambos habían informado del inicio de la reconstrucción del lugar justo antes o justo después de la cumbre de Hanói en la que Trump y el líder norcoreano, Kim Jong Un, fracasaron en alcanzar un acuerdo siquiera parcial sobre el desarme nuclear de Corea del Norte.

El presidente estadounidense indicó el miércoles que se sentiría "muy, muy decepcionado" por parte del líder norcoreano si se confirmaban esas informaciones.

La advertencia fue repetida el jueves por la mañana por su asesor de seguridad nacional, John Bolton. "Sería muy, muy decepcionante si tomaran esta dirección", dijo en Fox News antes de las nuevas revelaciones.

"Vamos a estudiar la situación con cuidado (...) por supuesto veremos lo que están haciendo", apuntó, y agregó que era demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas.

Según los expertos de 38 North, la reconstrucción de las instalaciones, que incluyen una plataforma de lanzamiento y un lugar para realizar ensayos de motores de cohetes, continuó a "un ritmo muy rápido".

Sin embargo, un alto funcionario estadounidense señaló que Estados Unidos aún cree posible la "desnuclearización definitiva y totalmente verificable de Corea del Norte" antes del fin del mandato de Trump.

El funcionario afirmó que Washington reclamará a Pyongyang "aclaraciones sobre las razones" para la reconstrucción del sitio y que su gobierno aún no ha llegado "a una conclusión sobre lo que está sucediendo allí".

Afrenta a Trump

Esto "demuestra que Corea del Norte puede rápidamente, sin dudarlo demasiado, revertir todas las acciones adoptadas para desmantelar su programa de armas de destrucción masiva", estimó por su parte el CSIS.

"Se trata de un desafío para el objetivo estadounidense de una desnuclearización definitiva, irreversible y verificable", añadió.

Para sus expertos, "las acciones de Corea del Norte son una afrenta a la estrategia diplomática del presidente y manifiestan el enfado norcoreano tras el rechazo de Trump de levantar las sanciones económicas durante su encuentro en Hanói".

Además apuntaron que la actividad en el sitio continuó pese al tono conciliatorio utilizado por Trump en relación a Kim tras la cumbre de Hanói y de la decisión estadounidense de reducir los ejercicios anuales que realiza con Corea del Sur, a los que se opone Pyongyang.

De hecho, el gobierno norcoreano criticó este jueves los ejercicios y las consideró un "abierto desafío" para la paz en la península coreana. "Los movimientos de las autoridades militares de Corea del Sur y de Estados Unidos son una violación flagrante de las declaraciones conjuntas de Corea del Norte y Estados Unidos", apuntó la agencia de prensa oficial KCNA.

Kim había accedido a cerrar el sitio de Sohae durante una cumbre con el presidente surcoreano Moon Jae-in en Pyongyang como una medida para generar confianza y las imágenes de satélite de agosto daban a entender que había trabajadores desmantelando el sitio de pruebas de motores.

Pyongyang utilizó el sitio en 2012 y 2016 para lanzar satélites. Expertos occidentales consideran que los lanzamientos revelan el desarrollo por parte de Corea del Norte de misiles intercontinentales capaces de alcanzar Estados Unidos.

La directora de la CIA, Gina Haspel, dijo a fines de enero que Corea del Norte seguía con la intención de desarrollar misiles de largo alcance pese a las conversaciones sobre desnuclearización con Estados Unidos.

Las relaciones entre Washington y Pyongyang, que experimentaron un repunte el año pasado después de meses de amenazas nucleares e insultos intercambiados por Donald Trump y Kim Jong Un, podrían deteriorarse rápidamente a partir de estas informaciones.

Según el director de 38 North, Joel Wit, "depende mucho de la reacción de Estados Unidos". "El peligro es que se ingrese en un círculo vicioso y cada lado toma decisiones que socavan el proceso en curso desde la primavera" boreal, apuntó.

Las fuerzas respaldadas por Estados Unidos dijeron que habían capturado el último fragmento de territorio del Estado Islámico en el este de Siria en Baghouz el sábado, terminando con el autoproclamado califato del grupo tras años de enfrentamientos.

“Baghouz ha sido liberado. La victoria militar contra Daesh se ha logrado”, escribió en Twitter Mustafa Bali, un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF por sus siglas en inglés), que declaró la “eliminación total del (llamado) califato”.

Sin embargo, un periodista de Reuters en Baghouz dijo que todavía había algunos sonidos de tiroteos y disparos de mortero.

La batalla final duró semanas, con una riada de civiles abandonando la zona y para muchos combatientes kurdos en el SDF, la victoria fue más dulce ya que coincidió con su año nuevo.

Aunque la derrota del Estado Islámico en Baghouz termina con el control del grupo sobre el cuasi-estado yihadista declarado en 2014 a caballo entre Siria e Irak, las autoridades consideran que la amenaza todavía no se ha desvanecido.

Algunos de sus combatientes aún resisten en el remoto desierto central de Siria y escondidos en algunas ciudades iraquíes, organizando repentinos tiroteos o secuestros y esperando una oportunidad para volver a levantarse.

Estados Unidos cree que el líder del grupo, Abu Bakr al-Baghdadi, está en Irak. En 2014, el púlpito de la gran mezquita medieval de Mosul se autodeclaró califa, soberano de todos los musulmanes.

Un poco más lejos, los yihadistas en Afganistán, Nigeria y otras zonas no han mostrado signos de retractarse de su lealtad al Estado Islámico, y los servicios de inteligencia dicen que sus devotos en Occidente podrían planear nuevos ataques.

Sin embargo, la caída de Baghouz es un gran hito en la lucha contra el grupo yihadista librada por numerosas fuerzas locales y mundiales, algunos de ellos enemigos jurados, durante más de cuatro años.

También marca un gran momento en los ocho años de guerra en Siria, eliminando del territorio a uno de los principales contendientes, con el resto dividido entre el presidente Bashar al-Assad, los rebeldes respaldados por Turquía y el SDF liderado por los kurdos.

Assad y sus aliados iraníes han jurado recuperar Siria íntegramente, y Turquía ha amenazado con expulsar al SDF, que ve como un grupo terrorista, por la fuerza. Una presencia continuada de tropas estadounidenses en el noreste de Siria podría evitarlo.
UNA LARGA BATALLA

El Estado Islámico se originó como una facción de Al Qaeda en Irak, pero aprovechó la guerra civil de Siria para apoderarse de territorios y separarse de la organización yihadista global.

En 2014, repentinamente se apoderó de Mosul, una de las grandes ciudades históricas de la región, así como de la ciudad siria de Raqqa y de franjas de tierra a ambos lados de la frontera.

Declaró el fin de la era de los países modernos y llamó a los partidarios a abandonar sus hogares y unirse a la utopía yihadista que decía representar, con su propia moneda, bandera, pasaportes y desfiles militares.

La producción de petróleo, la extorsión y las antigüedades robadas financiaron su agenda, que incluyó el sacrificio de algunas minorías, subastas públicas de mujeres capturadas, castigos grotescos por delitos menores o asesinatos coreografiados de rehenes.

Esos excesos unieron a una serie de fuerzas en su contra, que obligaron a la organización a abandonar Mosul y Raqqa en un año de fuertes derrotas en 2017 y la llevaron por el Eufrates a Baghouz.

Durante los últimos dos meses, unas 60.000 personas salieron de ese enclave, huyendo de los bombardeos de la SDF y de una escasez de alimentos tan severa que algunos dijeron que tuvieron que cocinar pasto.

Los intensos ataques aéreos a lo largo de la campaña han arrasado distritos enteros y grupos de derechos humanos han dicho que muchos civiles murieron en las operaciones, acusaciones que la coalición a menudo ha negado.

Una fosa común que la SDF descubrió el mes pasado mostró que había otros peligros en el enclave, aunque no reveló detalles sobre la identidad de las víctimas ni sobre cómo murieron.

Los civiles conformaban más de la mitad de las personas que abandonaban Baghouz, dijo la SDF, incluidas las víctimas del Estado Islámico, como las mujeres de la secta iraquí Yazidi a quienes los yihadistas habían esclavizado sexualmente.

Miles de partidarios inflexibles del grupo también abandonaron el enclave mientras aún prometían su lealtad a un califato en ruinas y no mostraban ningún remordimiento por sus víctimas.

En los campamentos de desplazados en el noreste de Siria, donde fueron enviados por el SDF, los miembros de la línea dura, incluidas muchas mujeres extranjeras que llegaron a Siria e Irak para casarse con yihadistas, tuvieron que mantenerse alejados de otros residentes, a menudo traumatizados.

Su destino ha aturdido a los gobiernos extranjeros, que los ven como una amenaza para la seguridad y se resisten a acceder a las peticiones de SDF para llevarlos de vuelta a casa.

DERROTA
A medida que avanzaban los combates, los convoyes de camiones de Baghouz empezaron a incluir cientos, y luego miles, de combatientes yihadistas rendidos, muchos de ellos cojeando por sus heridas.

El SDF dijo que capturó a cientos más en las últimas semanas que intentaron escapar a Irak o cruzar el Éufrates y el desierto sirio.

Al final, fueron asediados en un pequeño campamento lleno de vehículos oxidados y refugios improvisados, atrapados contra el Éufrates y dominados por colinas controladas por la SDF.

El Estado Islámico emitió un video desde el interior de ese escuálido enclave que mostraba a sus últimos combatientes disparando a la SDF mientras el humo subía.

Fue un intento de dar forma a la narrativa de su derrota, representándola como una última y heroica resistencia contra unas probabilidades abrumadoras y una especie de llamada a las armas para futuros yihadistas.

Pero en Baghouz, a lo largo de las últimas semanas largas filas de seguidores y combatientes que se rindieron, observaban sentados o en cuclillas un paisaje desolado, con su sueño de dominar el mundo derrumbado.

Lo más visto