Un grupo disidente clandestino estuvo detrás del asalto a la embajada según un artículo del Washington Post.
Un grupo disidente clandestino que busca derrocar al líder norcoreano Kim Jong-un estuvo detrás del asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid el mes pasado, según un artículo del Washington Post.

Diez hombres entraron a la sede diplomática el 22 de febrero, maniataron y amordazaron a los presentes y extrajeron documentos y computadoras a bordo de dos vehículos de la embajada que luego abandonaron, pocos días antes de una importante cumbre entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump sobre la desnuclearización de Corea del Norte.

Un grupo disidente clandestino que busca derrocar al líder norcoreano Kim Jong-un estuvo detrás del asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid el mes pasado, según un artículo del Washington Post.

Diez hombres entraron a la sede diplomática el 22 de febrero, maniataron y amordazaron a los presentes y extrajeron documentos y computadoras a bordo de dos vehículos de la embajada que luego abandonaron, pocos días antes de una importante cumbre entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump sobre la desnuclearización de Corea del Norte.

El asalto ha estado rodeado por el misterio, y el único elemento confirmado por el gobierno español y la policía es que ese día fue atendida una mujer norcoreana ligeramente herida en la vía pública cerca de la embajada.

El diario español El País informó esta semana, citando fuentes de inteligencia de ese país, que al menos dos de los asaltantes tienen vinculación con la estadounidense CIA.

Pero el Washington Post señaló el viernes que la operación fue llevada a cabo por un grupo llamado "Cheollima Civil Defense" (CCD), una organización clandestina que busca el derrocamiento de la dinastía Kim.

El diario, citando personas con conocimiento de la planificación y ejecución de la misión, dijo que el grupo no actuó en coordinación con ningún gobierno y que las agencias estadounidenses habrían estado renuentes a participar debido al delicado momento en las relaciones entre Washington y Pyongyang.

El CCD se dio a conocer en 2017 al publicar un video en línea del sobrino de Kim Jong-un, señalando que había garantizado su seguridad, luego que su padre, el medio hermano de Kim, fuera asesinado tras ser alcanzado por un agente altamente tóxico en el aeropuerto de Kuala Lumpur en febrero de ese año.

Según El País, responsables españoles han pedido explicaciones a la CIA, pero la agencia estadounidense negó cualquier participación en la operación.

Lo más visto