El tribunal de alzada ordenó el reintegro de los estudiantes mientras se resuelve el fondo de la causa.
Éste había sido el primer procedimiento en el país por la normativa impulsada por el Gobierno.
La Corte de Apelaciones de Concepción ordenó el reintegro de cuatro alumnos del Liceo Enrique Molina Garmendia de la ciudad que habían sido expulsados en virtud de la ley de "Aula Segura".

El tribunal de alzada acogió un recurso de protección presentado por los afectados y dictó una orden de no innovar, de modo que éstos deben ser reintegrados al establecimiento hasta que se resuelva el fondo del asunto.

"Hemos ganado una batalla importante al concederse la orden de no innovar por parte de la Corte de Apelaciones de Concepción", reaccionó el abogado recurrente Francisco Ugarte.

"Una resolución de esta naturaliza viene a reparar -al menos temporalmente- la vulneración de derechos que estaba cometiendo el Liceo Enrique Molina Garmendia en contra de nuestros alumnos", agregó el jurista.