En Chile nacen cerca de 2400 niños prematuros menores de 1500 gramos o menores de 32 semanas de edad gestacional, con los años, la tasa de prematurez ha aumentado pero también lo ha hecho su sobrevida gracias a la tecnología y principalmente, a la especialización de los equipos de salud.

“Esperanza”, sin duda es un nombre que le viene muy bien a quien es considerada todo un milagro de vida, ya que nació de 34 semanas pesando poco más de un kilo. Su madre recuerda con emoción los tres meses en que el Hospital de La Serena se convirtió en su hogar, ya que enfrentaron difíciles momentos, tras los cuales la pequeña logró aferrarse a la vida gracias a los esfuerzos y profesionalismo del equipo de salud e incondicional apoyo de su familia.

“Mi hija midió 34 centímetros y fue prematura principalmente por su peso, registrando un kilo con setenta y cinco gramos. Yo no estaba preparada para ser madre de un prematuro, es difícil al principio, el embarazo fue muy complicado así que pasé mucho hospitalizada. Desde un principio sabía que me iban a hacer cesárea porque mi hija venía con problemas y a pesar de estar consciente de ello, no estaba preparada. Sin embargo, ha sido una gran experiencia, Esperanza me ha enseñado mucho y me alegra verla bien ahora”, relata Vanesa Laferte, cuya hija sigue en control en el Hospital de La Serena y asiste al Instituto Teletón.

Junto a ella, éste año, han ingresado un total de 95 prematuros extremos a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales o “UCIN” como también es conocida esta área del Hospital de La Serena, la cual se encarga de iniciar una cadena de cuidados que finaliza recién a los siete años de vida. Sin duda, las condiciones extremas en que inician su vida estos niños, generan un lazo especial con el equipo de salud y por ello se respira un ambiente muy familiar en el encuentro regional de prematuros, que desde hace 18 años celebra el nosocomio, para brindar el alta a los niños que requieren ser controlados por un equipo multidisciplinario hasta que alcanzan su desarrollo y madurez.

“Esta es una actividad tradicional para la UCIN del Hospital de La Serena y muy esperada, ya que obedece al deseo de poder tomarse un tiempo para celebrar a estos niños que salen adelante y por supuesto reconocer el tremendo esfuerzo que hacen las familias. Además, para el equipo es gratificante verlos crecer y la mayoría de ellos van saliendo adelante sin ninguna secuela”, enfatizó el Doctor Fernando Carvajal, Jefe de la Unidad.

Además, el especialista explicó que el ser prematuros y sobre todo un prematuro extremo, como son los niños que, al nacer, pesan menos de 1500 gramos o que tienen menos de 32 semanas de edad gestacional, implica un riesgo enorme que antiguamente significaba casi muerte segura.

Estudios revelan que la sobrevida ha mejorado en los últimos años, pasando de un 85% a 95 % actualmente. Sin embargo hace 20 años más del 50% de los prematuros fallecía por distintas causas y hace 30 años el 90% de los menores de 1000 gramos no sobrevivía, pero ahora más del 70% lo logra. Expertos señalan que esto ha sido posible gracias al mejoramiento del conocimiento, aumento de la tecnología y mejoras en la calidad del cuidado.

“Nosotros estamos haciendo un buen esfuerzo para tratar diferentes problemas que puedan sufrir estos niños y además prevenirlos en el policlínico del prematuro, donde hacemos un extenso seguimiento a los pacientes para que puedan desarrollar al máximo su potencial. Por ello, cada vez más niños llegan al término del control, antiguamente dábamos de alta 5 o 10 niños y hoy se están yendo de alta 63 niños que nacieron hace 7 años atrás, lo cual es una excelente adherencia y refleja que el trabajo no solamente es del equipo, sino que también de la familia que se ha esforzado fuertemente por sacar adelante a sus hijos”, precisó Carvajal.

Por su parte, Katherine Arteaga, presidenta de la Asociación de Padres Prematuros de Chile (ASPREM), destacó el nivel de cuidados que ofrece el Hospital de La Serena para los prematuros y agradeció el compromiso del equipo durante el encuentro regional. “Para nosotros es importante que el prematuro además de la atención de un médico y una enfermera, sea visto por otros especialistas como fonoaudiólogos, kinesiólogos, nutricionistas, asistente social, neurólogos, otorrinos, oftalmólogos y broncopulmonares, que brinden una atención integral a nuestros niños y en ese sentido creo que aquí estamos súper bien preparados, en cuanto al equipo de profesionales como también el equipamiento que existe”.

Además, explicó Arteaga que “la ceremonia del prematuro es muy importante, sobre todo para los padres que se van iniciando en la prematurez, porque ven el crecimiento de los niños en esta graduación y es esperanzador ver que ellos a pesar de que nacieron tan pequeños lograron estar tan bien después”.

Desde que nacen en forma anticipada, estos pequeños enfrentan numerosos riesgos, como hipotermia, problemas respiratorios, trastornos cardiovasculares, retinopatía, hipoacusia, entre otros. De hecho, las complicaciones relacionadas con la prematuridad son la principal causa de defunción en menores de 5 años. Sin embargo, ello puede evitarse con los cuidados apropiados y es allí donde radica la vital importancia del Programa de Seguimiento de Prematuros del Hospital de La Serena.

Lo más visto