Este 22 de marzo, se conmemoró el Día Mundial del Agua y hoy, más que nunca, podemos notar la importancia de tener agua potable en nuestros hogares.
 
No es una tarea fácil. La sequía hace que cada día producir agua potable sea más difícil. Por eso trabajamos fuertemente con las autoridades y con las juntas de vigilancia para contar con el agua necesaria para el consumo humano.
 
Hemos destinado más de $36.000 millones a  inversiones, obras, compra y arriendo de agua para que no falte y siga fluyendo, como siempre, en sus llaves. 
Este día nos llama a compartir los desafíos que tenemos como empresa, conscientes de que prestamos un servicio básico y fundamental para el día a día de la comunidad. El cambio climático y sus efectos están en el centro de nuestras preocupaciones. Sequías extensas y lluvias con aluviones, nos  desafían no sólo como sanitaria, sino  como país, a buscar todas las alternativas que nos permitan disminuir los efectos en el servicio que entregamos a nuestros clientes.
 
Hemos avanzado y gracias a este esfuerzo hemos logrado evitar racionamientos y acotar los efectos de cortes por turbiedad, por ejemplo. No podemos controlar a la naturaleza, pero sí podemos mejorar nuestra preparación para enfrentarla.
 
En días en que el coronavirus amenaza al mundo, todo nuestro equipo está comprometido para seguir trabajando y asegurar este servicio tan vital. Hemos adoptado medidas especiales para la continuidad del suministro para nuestros miles de clientes en toda la región, de modo que podamos resguardar la salud de nuestras comunidades, siguiendo las indicaciones de la autoridad.
 
Queremos garantizar que en este escenario todos nuestros clientes cuenten con nuestro servicio, dando flexibilidad para todos aquellos que tengan dificultades con sus pagos. Al mismo tiempo, reiteramos nuestro llamado al consumo responsable: riega menos y de noche, aplaza el lavado del auto, revisa tus llaves, dúchate más corto. 

Lo más visto