Este logro se hizo posible maximizando la capacidad productiva del establecimiento. Se proyecta intervenir aproximadamente a 480 personas durante este año.
Pese a los numerosos obstáculos que interpone una antigua infraestructura que data de la década del 50, el Hospital de La Serena logró solucionar 8 años de una larga lista de espera, sólo entre 2017 y 2018. Los pacientes pasaron de esperar casi 3 mil días por una intervención quirúrgica a 253 en promedio. Según los registros del establecimiento de salud, el paciente que más esperaba, lo hacía desde el año 2009. Sin embargo, esta realidad cambió gracias a un nuevo modelo de trabajo que puso al paciente en el centro de la atención y que permitiría al nosocomio serenense convertirse en uno de los primeros recintos asistenciales del país en ejecutar sus operaciones dentro del mismo año. 
 
Claudia Casanga es una de las 2.039 personas que tuvieron la oportunidad de someterse a una cirugía por la que habían esperado largos años. Y es que el nacimiento de su primer hijo dejó huellas en su salud física y psicológica, desgarros y heridas internas que luego de más de 9 años y una serie de dificultades de por medio, finalmente pudo sanar, después de la llegada de su segundo hijo en 2017. 
 
“Fue un alivio porque para mí era muy doloroso e incómodo, me perjudicaba mi genio y mi estado de ánimo. Además no podía salir ni hacer actividades cotidianas, tuve que dejar de hacer muchas cosas, era invalidante. Así que después de la operación me sentí muy bien porque realmente lo necesitaba”, expresó.
Tras su intervención, esta mujer de 40 años recobró la calma que tanto había anhelado, ya que la exitosa cirugía obtuvo grandes beneficios para su salud y calidad de vida. 
 
“Me sentí aliviada, porque empecé a estar tranquila de nuevo, a salir, trabajar y pasear sin pensar en que me iba a sentir mal, ya no tengo los problemas que tenía antes, los escalofríos, las taquicardias o los mareos que me daban. Además, ahora ya no estoy pendiente de que me van a llamar en cualquier rato, porque tenía que estar siempre pendiente, era un proceso agotador pero ya salí de eso y me olvidé de todo, es un peso y una preocupación menos”, agregó Claudia.
 
En el Hospital de La Serena se realizan, en promedio, más de 1.250 cirugías mensuales, de las cuales el 10% corresponde a intervenciones de urgencia, el 67% a procedimientos GES (anteriormente denominado AUGE) y el 22% a intervenciones oncológicas No GES. Esto generaba que disminuyeran los recursos para otro tipo de procedimientos y un considerable incremento en los pacientes que esperaban por una cirugía cuya patología no tenía indicación de urgencia vital o priorización dentro del sistema, lo que sin duda afectaba su calidad de vida. 
 
A esto se suma el hecho de que el recinto sólo tiene 4 pabellones para cirugías programadas y una sala con 9 cupos para recuperación de pacientes quirúrgicos, así como también posee uno de los índices más bajos de cama de hospitalización por cada mil habitantes de todo el país. 
 
Al respecto, el Director del Hospital de La Serena, Edgardo González indicó que “los números dan cuenta de resultados que nos tienen muy contentos y con una respuesta muy positiva también de la gente. Es así como al 30 de enero logramos limpiar completamente la lista de espera anterior al año 2015, es decir, no hay pacientes que esperen por una cirugía anterior a ese año, dando cumplimiento al compromiso ministerial que teníamos”. 
 
Además, precisó que “a este compromiso con nuestros usuarios y el Ministerio de Salud, se agrega un compromiso presidencial que nos invitó a resolver toda la lista de espera de pacientes del año 2016, cuyo plazo para resolverla se cumple el 30 de marzo de este año. En este caso, se trata de 572 pacientes del Hospital de La Serena que esperaban por una cirugía desde el año 2016 y a la fecha podemos decir que sólo nos quedan 40 personas que ya están programados con su hora y sus respectivas evaluaciones pre quirúrgicas para ser intervenidos”, detalló González.  
 
Pero ¿Cómo fue posible? 
 
Para lograr el desafío, fue necesario maximizar las capacidades del establecimiento, considerando la oferta de recursos físicos, recursos humanos y procedimientos internos. “La Región de Coquimbo cuenta con el índice de camas más bajo del país (1,2 por cada mil habitantes), donde la mayoría de ellas se utiliza en pacientes con patologías de orden metabólico, usuarios con mucha carga de enfermedad, patologías GES, pacientes oncológicos y urgencias, es decir, queda poco espacio para las patologías no GES, cuyas cirugías son programadas”, explicó Edgardo González. 
 
Ante el ya conocido déficit de infraestructura del Hospital de La Serena, se decidió extender el uso de pabellones los días sábados, domingos e incluso festivos. Los equipos clínicos, de apoyo y administrativos estuvieron trabajando en conjunto para sacar adelante este gran desafío. 
 
Otras acciones que fueron fundamentales para eliminar esta larga lista de espera fueron la creación de las unidades de Priorización y Gestión de Pacientes, esta última funciona las 24 horas todos los días del año. Así como también el incremento de intervenciones que logró la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (550 cirugías mensuales), la optimización de camas que ha hecho posible la nueva Unidad de Pre-Alta y el importante fortalecimiento del equipo de Hospitalización Domiciliaria, cuyo rol es clave en la liberación de camas debido a que permite a los pacientes seguir su tratamiento en su propio hogar.
 
El director del recinto asistencial destacó la planificación y el compromiso de todo el establecimiento de solucionar los problemas de los pacientes, que debían esperar durante años para contar con una solución a sus problemas de salud. 
 
“Entender que este problema no lo resolvía una unidad por sí sola en el hospital, sino que era un trabajo de todos fue clave. Constituimos un equipo de trabajo permanente, fortalecimos liderazgos empoderando a los jefes de servicio, hubo una clara definición de roles y responsabilidades por área y pusimos muy al centro de todo esto a nuestros usuarios. Estos resultados que observamos nos permitirán en el corto plazo tener listas de espera quirúrgicas que no excedan un año”, expresó González. 
 
Finalmente, la máxima autoridad del recinto asistencial, destacó “muy especialmente el aporte del proyecto Pabellón a Punto, que inyectó una inversión del orden de los $1.800 millones en recursos que van directamente en beneficio de estas líneas quirúrgicas y permitirán dar una mejor atención a nuestros pacientes”, concluyó el director.  
 
Ayúdenos a ayudarlo: Actualice sus datos en el hospital 
 
Desde el establecimiento serenense realizan un llamado a los usuarios para actualizar sus datos de contacto, precisando direcciones reales y números de teléfono. Para ello sólo debe acercarse a la ventanilla 4 del sector de Admisión e indicar que actualizará sus datos de contacto, de esta forma será más rápido ubicarlo ante un llamado para operarse o concretar la consulta con el especialista. Esto sin duda agilizará su proceso de atención y la resolución de listas de espera. 
 

Lo más visto