Usuarias reciben apoyo en distintas áreas para superar episodios de afectación familiar.
El Gobernador de Limarí Iván Espinoza realizó un recorrido por las instalaciones de la casa de acogida de Ovalle. Un recinto en el que se recibe a mujeres víctimas de violencia que han debido abandonar el lugar donde vivían para poder alejarse del maltratador.

“Nuestro objetivo es proteger a la mujer que ha sufrido violencia de su pareja o ex pareja, cubriendo diversas áreas y con enfoque en la autonomía, para que pueda salir adelante con sus hijos. Buscamos disminuir y visibilizar la violencia que sufre porque muchas no se dan cuenta de lo que están viviendo”, señaló Pamela Cortés coordinadora de la casa de acogida.
Atención psicológica, apoyo en el cuidado de los hijos, alimentación y alojamiento, son parte de los beneficios que reciben estas mujeres derivadas por un tribunal a la casa de acogida. Una vez que la usuaria logra la autonomía encontrando algún empleo estable, es dada de alta, con las medidas precautorias para evitar que el agresor pueda acercarse.

El Gobernador Iván Espinoza indicó que “recorrimos las instalaciones, que se encuentran en buenas condiciones y relevamos la importancia de este recinto en el gran apoyo que entrega para que estas mujeres puedan enfrentar y superar estos complejos episodios de violencia. Queremos garantizar a la mujer un hogar donde vivir con sus hijos, como una de las medidas que impulsamos en nuestro programa de gobierno para erradicar la violencia de la que son víctimas las mujeres”.

La casa de acogida funciona en Ovalle a cargo de la Gobernación de Limarí en convenio con el Ministerio del Mujer y Equidad de Género. Recibe usuarias derivadas de tribunales y trabaja con especialistas que incluyen asistencia social, sicólogos y cuidadoras.